ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent

Fabricación, Diseño e Innovación para tu Hogar

¿Quieres un presuesto?

969 208 152 - 630 857 914

¿Por dónde empezar a reformar una casa?

  • 20 / agosto / 2020
  • 4'
¿Por dónde empezar a reformar una casa?

Hacer una reforma en casa puede resultar extremadamente complicado si no contamos con una adecuada planificación. En este sentido, es importante organizar los costes, el tiempo que va a llevar y demás aspectos. En este artículo te explicamos por dónde empezar a reformar una casa, de forma que tengas todo claro para hacer realidad las ideas que tienes en tu hogar.

Qué tener en cuenta a la hora de planificar la reforma

A continuación, te explicamos cómo organizar una reforma en casa.

? Reforma integral

Para realizar una reforma integral, en primer término, debes hacer una lista con los profesionales que intervendrán. Si tus planes implican la modificación de elementos estructurales, necesitarás un arquitecto que elabore los planos y supervise el proceso. Asimismo, puede que debas recurrir a fontaneros, electricistas, albañiles o carpinteros, entre otros.

Por otro lado, el presupuesto es un aspecto crucial. Intenta siempre que sea lo más ajustado posible y evita cualquier cambio en cantidades, calidades o materiales, pues solo encarecerán el proyecto. A su vez, busca un alojamiento alternativo, ya que vivir en un hogar que está siendo reformado puede ser increíblemente estresante.

De igual modo, asegúrate de disponer de todos los permisos necesarios. Si se trata de una reforma mayor, necesitarás la licencia municipal. Hay ayuntamientos que solo exigen que lo comuniques previamente, así que infórmate de la normativa en tu pueblo o ciudad.

Por último, decide bien las calidades que vas a incluir. Si lo necesitas, pide ayuda a un interiorista que te aconseje sobre aspectos técnicos y decorativos. Piensa tu elección, ya que hay algunos materiales que aportan mayor frescura, otros que son más fáciles de limpiar y otros que resultan más estéticos.

? Reforma parcial

En este caso, lo fundamental es que planifiques todo de manera que la reforma de una habitación no altere el orden del resto de la casa. Esto es determinante si vas a seguir viviendo en la casa, ya que la suciedad y el polvo pueden ser perjudiciales para la salud. Respecto a esto, también debes establecer días para la limpieza de las demás estancias.

De la misma manera, no olvides que una reforma menor también puede necesitar algún proceso previo. Es decir, puede que tu ayuntamiento exija estar informado de este tipo de trabajos o que la comunidad de vecinos deba conocer tus intenciones. Además, si crees que puedes asumirlo (económica y técnicamente), no tengas miedo a remodelar más estancias.

En último lugar, te recomendamos que tengas lista una habitación que sustituya a la reformada temporalmente. Por ejemplo, si vas a remodelar el baño, ten listo el otro (en caso de que tengas más de uno) para poder utilizarlo. Si se trata de la cocina, intenta decidir con anterioridad dónde comprarás la comida preparada.

¿Por dónde empiezo mi reforma?

Una vez que tienes claro cómo planificar la reforma de una vivienda y has elaborado tu plan de actuación, es hora de establecer el orden que deben seguir los profesionales para el proceso. A este respecto, siempre será mejor remodelar cada estancia de forma sucesiva a empezar con todas a la vez.

En esta sección, te damos a conocer los motivos para empezar con cada habitación. Elegir una estancia u otra dependerá de tus necesidades, tus preferencias y el plan que hayas hecho.

- Instalaciones eléctricas y tuberías

Si tu vivienda tiene más de 20 años, aprovecha esta ocasión para conocer el estado de este tipo de instalaciones. Así, podrás consumir agua y luz de forma más responsable apostando por sistemas eficientes y modernos. Además, en el caso de la electricidad, una instalación deficiente puede ser peligrosa.

- Cuartos de baño

Es la opción más común (y la que te recomendamos). Esta suele ser la parte del hogar que más problemas da, ya que no solo hay que encargarse de la parte estructural, sino también de la red de agua. Las tareas de este tipo se realizarán al principio de todo, dejando la colocación del nuevo mobiliario para el final.

- Cocina

Estamos ante la segunda opción más frecuente, ya que cuenta con las mismas limitaciones técnicas (cañería) que el caso anterior. A todo esto hay que sumar los electrodomésticos, que suelen ser pesados y difíciles de mover. Por tanto, te proponemos sacarlos del hogar antes que nada, instalar después el nuevo mobiliario y, por último, los azulejos.

- Habitaciones

Vivir en la casa mientras se está desempeñando la reforma no es algo aconsejable por el estrés que genera. Sin embargo, si no te queda más remedio, trata dejar las habitaciones reformadas para que puedas hacer vida medianamente normal y descansar mientras tanto.

¿Qué debemos dejar para el final?

Ya hemos explicado por dónde empezar la reforma de una casa y ahora nos centraremos en el lado contrario: qué actuaciones se llevarán a cabo en último lugar, cuando todas las partes de la vivienda están casi terminadas.

- Suelos

Claro está que el suelo debe estar instalado antes de poner todo el mobiliario. Aprovecha para montarlo a la misma vez en toda la casa. En esta fase entran, igualmente, los azulejos de la cocina y el baño, las molduras de yeso o los rodapiés. Así, no tendrás que retirar ningún mueble para ponerlos.

- Puertas

Este tipo de elementos se instalarán cuando el suelo ya esté puesto, nunca al revés. Ten en cuenta que, dependiendo del caso, puede que tengas que cortarlas un poco para adaptarlas a la altura del nuevo suelo. Esto es especialmente importante si vas a montar un suelo tipo parqué o similares.

- Muebles de pequeño tamaño

Todo el mobiliario que tenga dimensiones más reducidas debe ponerse al final, cuando ya hemos introducido las estanterías, cómodas, la mesa de comedor y la nevera, entre otros. Así, evitarás tener que estar moviéndolos constantemente para adaptarlos y que quepan bien.

Como has podido ver, reformar tu hogar no tiene por qué ser ese proceso largo y tedioso al que estamos acostumbrados. Ahora que ya sabes por dónde empezar a reformar una casa y cómo elaborar tu plan, es hora de que te pongas manos a la obra y te embarques en ese ilusionante proyecto.