Cómo renovar tu casa con solo cambiar las puertas interiores

Cómo renovar tu casa con solo cambiar las puertas interiores

Si ya te has decidido y vas a cambiar las puertas de interior de tu hogar ¡estás de suerte! Te damos los mejores consejos para renovar las puertas interiores. Son uno de los elementos que más destacan en la decoración interior y, en un primer momento, no les solemos prestar toda la atención que merecen. Sin embargo, cuando empiezan a envejecer y nos toca renovar las puertas de casa, nos damos cuenta de lo relevantes que son en un ambiente en concreto. Por ello, renovar las puertas de interior puede que sea el gran cambio que necesita tu hogar.

Cambiar las puertas interiores de una casa proporcionará un aire totalmente nuevo a tus estancias. Conseguirás ganar luminosidad en ambientes oscuros y más amplitud visual allí donde lo necesites. También podrás mejorar el aislamiento tanto acústico como térmico. ¡Todo son ventajas! Te damos las claves para realizar una óptima elección.

¿Qué tipo de material es el más adecuado para cambiar las puertas interiores de casa?

Decidir qué tipo de material quieres es de vital importancia. Entre las diferentes opciones que podemos encontrar en el mercado, todas tienen sus pros y contras. Por ello, queremos darte a conocer las distintas alternativas para que elijas sin equivocarte.

Las puertas DM tienen el interior formado por DM alveolar. Exteriormente son muy similares a las puertas de madera maciza, pero en realidad se trata de puertas huecas. Su mayor ventaja es su poco peso. De este modo, las bisagras apenas sufren y, como consecuencia, su vida útil se alarga. Además, son el material perfecto para un posterior lacado, permitiendo así un cambio económico y muy rápido en la decoración de interiores.

Por otra parte, las puertas chapadas se fabrican sobre material aglomerado cubierto con varias chapas con las que se le dará el acabado final. El tono de estas varía desde el color de las maderas nobles hasta los tonos más naturales. Los cambios de temperatura no les afectan, evitando de este modo que se deformen.

Recomendamos las puertas de madera maciza si deseas crear un ambiente rústico o más clásico. Son pesadas, y es justo esta característica la que las hace tan resistentes. Con ellas el ambiente elegante está garantizado.

Por último, queremos mencionar las puertas con cristal. Son ideales en espacios como el salón o la cocina para conseguir una estancia llena de luz. La existencia de distintos acabados de cristal como el traslúcido, cristal liso, templado, ácido... te dan la posibilidad de adaptarlas a tu gusto.

¿Qué tipo de apertura es más conveniente?

A la hora de renovar tus puertas interiores es fundamental el tipo de apertura que elijas. Es muy importante si, por ejemplo, pretendes resolver un problema de espacio. La gran mayoría de las puertas son del tipo batiente, abriéndose hacia el interior. También se pueden modificar para que se abran hacia fuera en caso de que las bisagras lo permitan. Respecto al sentido, que se abran hacia la derecha o la izquierda dependerá de la existencia de algún obstáculo o de si hay otra puerta de paso demasiado cerca.

Las puertas correderas son otra opción muy habitual cuando tenemos muy poco espacio disponible o, simplemente, cuando queremos ganar espacio y amplitud. En función de su instalación podemos encontrar diferentes tipos. A destacar las correderas empotradas. Se trata de puertas que quedan introducidas en un doble tabique y que quedan ocultas cuando se encuentran abiertas. En cambio, las correderas de superficie se instalan sobre carriles. También pueden ir suspendidas sobre unas guías.

Estas últimas tienen la ventaja de que las podemos instalar sin necesidad de realizar obras. Debemos tener en cuenta que la pared por la que se deslizan deberá estar libre de adornos o muebles.

Otra alternativa muy interesante son las puertas plegables. Se componen de varias hojas que se pliegan entre ellas y hacia los lados. No son tan habituales, pero su apertura en acordeón las hace muy originales. Si tienes un rincón muy estrecho en el que quieres renovar la puerta de interior, probablemente quieras valorar esta tercera opción. Por otra parte, son perfectas para dividir ambientes conservando el estilo de una estancia en particular.

Tipos de acabado para tus puertas de interior

Existen tres tipos principales de acabado. En primer lugar, tenemos el acabado de pintura. Es la opción más sencilla y económica. En segundo lugar, podemos encontrar las puertas de madera barnizadas. En este caso las podemos encontrar con o sin la veta a la vista. Por último están las puertas lacadas. Estas son las que presentan un mejor acabado. Sin embargo, son también las más delicadas de mantener.

En definitiva, si piensas que ha llegado el momento de cambiar las puertas interiores y darle un aire nuevo a tu hogar, ya tienes toda la información necesaria para realizar la mejor de las elecciones tanto en materiales y aperturas como en acabados.