Puertas Correderas con personalidad

Puertas Correderas con personalidad

Si estás pensando en hacer cambios en tu hogar, unas puertas correderas con personalidad le darán un aire totalmente diferente y lleno de estilo. Con poco esfuerzo, notarás la transformación y, muy importante, ganarás un espacio precioso, sobre todo si no te sobran los metros en tu vivienda

Pon unas puertas correderas únicas de diseño en tu hogar

Cambiar las puertas de interior es más fácil de lo que crees y los resultados son espectaculares. Gracias a las puertas corredizas, tendrás más metros a tu disposición y podrás transformar la fisonomía de algunas estancias comunicándolas y dejando pasar más luz.

Unas puertas de diseño cambian por completo una vivienda. En el caso de las puertas correderas, es el cliente quien elige todo, ya que generalmente se fabrican a medida. Lo primero será escoger el sistema (empotradas, con guías a la vista, de fuelle o plegables...) y lo siguiente, ponerse manos a la obra para diseñar unas puertas con personalidad que potencien el estilo de tu casa y de quienes la habitáis.

Añadir luminosidad a las estancias

Una puerta que combine la madera y el cristal deja pasar la luz del exterior o de otra habitación más luminosa. Son ideales para acercar la terraza o el jardín a tu salón o comedor y poder, así, disfrutar de él también desde el interior.

Una puerta de cristal es siempre elegante. Este puede ser esmerilado para que permita el paso de la luz conservando la intimidad.

Un toque entre rústico y vintage

Las puertas correderas suspendidas, con las guías a la vista, son tendencia ahora. Si además tiene esa estética llamada tipo granero, darás en el clavo. Son de madera maciza y la moda procede de Estados Unidos. Se inspiran en las que allí se usaban en los graneros de las granjas. Estas puertas dan a la estancia un aire rústico, pero también encajan a la perfección con un ambiente industrial, con paredes de ladrillo visto, por ejemplo.

Más madera y... más color

Una puerta corredera de buena madera es un elemento decorativo en sí mismo y un índice de calidad. Puede hacer las veces de pared cuando sea necesario y quedar camuflada para unificar dos estancias y dar sensación de más profundidad y amplitud.

Para unas puertas correderas únicas, puedes probar colores arriesgados, como el amarillo o el naranja, o el azul claro o el gris perla. ¡Eso sí es original y divertido!

Correderas plegables o de acordeón

Si quieres ocultar el rincón del lavadero o de la plancha, una solución estupenda es usar puertas correderas plegables. Cuando están cerradas, parecen un armario, y al abrirse dejan a la vista ese «cuartito» que prefieres no tener a la vista normalmente. Puedes poner unas bonitas puertas blancas, con o sin vidrio, que en este caso tendría que ser opacado.

Modernas y funcionales

Unas puertas correderas empotradas son bonitas cuando están cerradas y quedan invisibles al abrirse. Unas impecables puertas lacadas siempre son bellas.

Dotar a tu hogar con unas puertas correderas con personalidad es mucho más sencillo de lo que creías. Esto da grandes satisfacciones, tanto desde el punto de vista estético como por el espacio que ganas.