ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent

Fabricación, Diseño e Innovación para tu Hogar

Puertas Paredes Blancas

¿Puertas Blancas con Paredes Blancas? ¡Es perfecto!

Las puertas son un elemento imprescindible a la hora de decorar. Y es que te ayudan a conseguir el estilo que estás buscando además de otorgar elegancia y modernidad a tus estancias. Una de las mejores combinaciones son las puertas blancas con paredes blancas. ¿Quieres descubrir todas sus posibilidades? Te lo contamos.

PARED BLANCA

Las puertas blancas con pared blanca

Las puertas blancas con pared blanca son una de las tendencias que llevan varios años arrasando. Y es que son la elección perfecta si apuestas por el estilo vintage, el minimalista, el nórdico o el mediterráneo, entre otros.

Además, tanto las paredes blancas como las puertas de interior blancas tienen muchas ventajas. Otorgan luz a las estancias, por lo que, si tienes una casa pequeña y poco luminosa, es la mejor opción. También ayudan a crear mayor sensación de espacio y si te da por cambiar el estilo de tus estancias siempre acertarás con ellas. Y es que, quedan bien prácticamente con cualquier estilo. Por otro lado, las puertas lacadas en blanco requieren de muy pocos cuidados y se mantienen como nuevas durante muchos años.

Puertas Paredes Blancas

Estamos actualizando, contacta con nosotros

Puertas Blancas con Pared Blanca

¿En qué estilos quedan bien las puertas de interior blancas y paredes blancas?

El estilo mediterráneo es alegre y luminoso por definición. Entre las claves para decorar con este estilo: los colores básicos como el blanco, los cremas y el azul, la luz natural que entra por todas las estancias, las piezas de hierro forjado y como materiales la terracota, la madera, la cerámica y los azulejos. Y por supuesto, las puertas blancas con pared blanca que aportan esa frescura tan propia de este estilo.

Acogedor y muy coqueto, así es el estilo vintage. Un estilo que rememora el pasado con muebles y objetos antiguos (o que imitan el estilo antiguo) y en el que no puede faltar la luz. Uno de los elementos para conseguir este estilo coqueto y luminoso es la puerta junto con la pared blanca.

En el estilo nórdico también viene pisando fuerte desde hace varias temporadas. Un estilo que apuesta todo a por el blanco con pequeñas pinceladas de color para conseguir estancias muy cálidas. Y como no, no hay otra puerta y pared más adecuada para este estilo que las puertas blancas y paredes blancas.

La versatilidad de la puerta blanca

Además, puedes customizar la puerta blanca tanto como quieras. Puedes cambiarle los pomos y tendrás un modelo nuevo, adornarla con papel pintado, un vinilo decorativo, papel imantado... y todo lo que quieras. Y es que la puerta blanca es, sin duda, una de las más versátiles que hay. Si además la unes a paredes blancas conseguirás luz, alegría y una sensación de bienestar para tus estancias. Elige puertas blancas con paredes blancas, ¡acertarás seguro!

Versatilidad de la puerta blanca