COVID-19 : Visitas a Exposición con CITA PREVIA. Saber más

Manillas para Puertas, Roseta y Placa

Toda puerta de paso debe tener una manilla, ya sea de roseta o placa, pero debe tener una que a ti te guste, no cualquiera, por ello en Brico-Valera podrás elegir la manilla que más te guste a ti, tenemos una gran variedad lista para instalar en tu nueva puerta.

HERRAJES

Manillas para puertas, el alma que necesita:

  • ¿Quieres que te ayudemos? Estamos aquí para ayudarte: 969 20 81 52.
  • Disponemos de una gran variedad de manillas para poder personalizar tu puerta al máximo.
  • No dudes en elegir la manilla que más te guste y pídenos presupuesto sin ningún compromiso!.
  1. Ref. M6-603 Inox

    20,90 € 14,12 €
  2. Ref. M7-613 Inox

    19,95 € 14,12 €
  3. Ref. 599 Cromo mate

    330,35 € 216,39 €
  4. Ref. 588 Acero

    106,49 € 89,02 €
  5. Ref. 523 Acero

    67,36 € 48,44 €
  6. Ref. M7-340 Inox

    48,95 € 36,70 €
  7. Ref. M7-240 Inox

    39,95 € 28,28 €
  8. Ref. M6-240 Inox

    36,95 € 26,91 €
  9. Ref. 941 Oro

    416,95 € 353,77 €
  10. Ref. 940 Oro

    450,90 € 381,45 €
  11. Ref. 939 Oro

    441,51 € 381,45 €
  12. Ref. 837 Oro

    331,71 € 276,69 €
  13. Ref. 836-P Oro

    439,69 € 326,10 €
  14. Ref. 836-G Oro

    469,96 € 335,89 €
  15. Ref. 4011 Cromo

    65,15 € 54,14 €
  16. Ref. 393 Plata

    136,66 € 92,30 €
  17. Ref. M6-340 Inox

    46,95 € 36,42 €
  18. Ref. ML-10 Inox

    121,95 € 88,91 €
  19. Ref. 10012-CRM

    75,90 € 63,60 €
  20. Ref. 1025B Acero

    75,95 € 51,87 €
  21. Ref. 7422 Acero

    51,95 € 25,11 €
  22. Ref. 832 Oro

    127,95 € 87,03 €
  23. Ref. 834 Oro

    106,96 € 88,60 €
  24. Ref. 04060 Cuero

    206,16 € 103,53 €
  25. Ref. M3-573 Inox

    44,65 € 35,44 €
  26. Ref. M5-593 Inox

    36,95 € 14,12 €
  27. Ref. M8-623 Inox

    23,95 € 14,12 €
  28. Ref. ML-11 Inox

    89,99 € 57,77 €
  29. Ref. U-965 Acero

    25,95 € 19,53 €
  30. Ref. U-966 Acero

    19,99 € 15,84 €
  31. Ref. U-973 ACERO

    19,95 € 15,84 €
  32. Ref. U-974 ACERO

    18,99 € 15,84 €
  33. Ref. 765 Acero

    61,91 € 49,15 €

Tipos de manillas

Las manillas para puertas son un elemento base de la decoración. Aunque pueden parecer algo que pasa desapercibido, es algo que utilizamos todos los días y por ello deben reunir unas características específicas como el color y la forma.

Estos colores deben de ir acorde al tono de la puerta y la forma debe de ser coherente con el tipo de puerta. Según si se trata de un dormitorio o de una cocina podemos elegir un modelo u otro. Nosotros disponemos de una amplia variedad para las puertas de tu hogar.

¿Cómo elegir tus manillas de puerta?

A la hora de la elección, hay que tener en cuenta que sean funcionales, ya que van a determinar la decoración de la estancia. Hay muchas posibilidades entre las que se dan a elegir para vestir las puertas y conseguir un toque sencillo pero diferente.

¿Qué tipos de manillas hay?

Manillas de placa

Este tipo de manilla es el más común. Son las que más se utilizan por su fiabilidad y sencillez a la hora de la instalación. Se colocan con una base de placa asegurando durabilidad y dando un toque robusto que inspira confianza.

Manillas de Roseta

Las manillas de roseta también son muy sencillas de instalar, proporcionan un efecto más moderno ya que la placa que se utiliza para la instalación suele ser redonda o cuadrada.

Tiradores

Normalmente se suelen utilizar para puertas correderas, de ahí que su uso sea más limitado. Teniendo en cuenta que estas puertas son imprescindibles en espacios limitados, lo más importante a la hora de decantarse por un tirador es que sea comodo de sujetar para poder arrastrar la puerta.

Pomos

Hay varios tipos de pomos entre los que destacan los de una puerta de entrada o puerta de interior. Los de las puertas de entrada suelen ser en tonos dorados y se utilizan como elemento decorativo, ya que es un elemento principal que se ve que también puede contar con distintas formas o decoraciones.

Aunque parezca que no, es el primer elemento decorativo que va a marcar la decoración de la casa y la impresión de lo que espera por dentro.

Por el contrario, los pomos de interior suelen ser más sencillos y se pueden encontrar con varios tipos y formas consiguiéndolos con formas sencillas y actuales. Se pueden encontrar con base redonda o cuadrada, y se pueden instalar en todo tipo de puertas.

Si quieres cambiar totalmente la imagen de la puerta puedes arriesgar eligiendo los que más están de moda hoy en día teniendo en cuenta que tienen forma de bola de varios colores. Hay muchísima variedad entre la que elegir para dar un toque distinto a tu hogar.

Tipos de manillas según la forma de colocarlas

Según el funcionamiento de la manilla y la puerta en la que vaya a ir situada, tenemos varios tipos como por ejemplo las manillas giratorias en las que hay que girarlas para poder abrir la puerta. Otras llevan un mecanismo fijo del que es necesario tirar, y también están las manillas clásicas en las que es necesario hacer fuerza hacia abajo para poder abrir la puerta.

Teniendo en cuenta el material con el que está fabricado la puerta, la elección de la manilla es determinante para conseguir un acabado u otro. Si la puerta tiene un estilo clásico lo mejor es elegir una manilla de latón o porcelana que además son los más comunes por el tipo de acabado ya que las que tienen brillo suelen quedar llenas de marcas de las manos y son más fáciles de rayar.

Las manillas que tienen acabados mates evitan todo ese tipo de problemas.

En el caso de las puertas correderas según el material elegiremos unos tiradores u otros. Si el material de la puerta corredera es cristal, lo mejor es elegir un material metálico.

Los criterios a tener en cuenta a la hora de elegir una manilla de puerta, son la utilidad, la forma y el tipo, el estilo y los materiales y las medidas de la manilla.

A la hora de hablar de la utilidad de la puerta nos referimos a si preferimos una manilla sin cerradura para puertas que no necesitan sistema de bloqueo, o si preferimos una manilla con condena para bloquear solo por dentro de la estancia. También tenemos la opción de elegir una manilla con cerradura, que esto hará que la puerta sea accesible desde ambos lados para puertas que se pueden bloquear.

También hay que tener en cuenta que el modelo de manilla se pueda encontrar con facilidad. Así, en caso de tener que cambiar alguna pieza será tarea fácil. Si no encontramos el tipo de manilla que ya tenemos, ni las piezas necesarias, nos veremos con el problema de tener que cambiar varias a la vez.

Una alternativa que podemos utilizar si queremos una manilla en concreto que no se encuentra con facilidad es comprar piezas de recambio pensando en un futuro.

La puerta de entrada debe tener cerradura, lo que nos lleva a fijarnos en las manillas con cierre para tener seguridad. Normalmente son manillas más robustas, y su instalación es más complicada, por lo que no deja acceder a los tornillos desde fuera.

Las manillas para cuartos de baño y aseos deben tener sistema de seguridad de cierre distinto al de las manillas de las puertas de entrada. Así, en caso de urgencia el cerrojo se puede abrir desde fuera con ayuda de una moneda o un destornillador plano.

Las manillas para las puertas de habitaciones, dado a que van a tener mucho uso son manillas de placa o de roseta, a no ser que sea una habitación privada donde optar con una manilla que tenga sistema de cerradura es una buena opción.

Las manillas con roseta se caracterizan por estar unidas a la puerta por una roseta que está instalada en la superficie. Se puede añadir un sistema de bloqueo pero se adquiere por separado. Estas manillas son las más utilizadas en las puertas clásicas y cada vez es más habitual encontrarlas en puertas de interiores contemporáneos.

Las manillas para puertas que tienen cerradura llevan un perforado para poder llevar una llave que active la cerradura. El agujero está integrado en la placa que puede tener forma de llave o del perfil de un cilindro según la llave que lleve.

Materiales y estilos de pomos y manillas de puertas

Normalmente los materiales son determinantes para el acabado de una puerta. Estas decisiones se suelen tomar según el conjunto visual y el estilo de cada uno. La mezcla de material y estilo se mezclan para conseguir como resultado una buena estética.

Hay varios materiales con distintos precios y según la calidad serán más económicos o de un precio más elevado que van a tener mucha relevancia a la hora de proporcionar estilo a la manilla de la puerta.

Las manillas rústicas suelen formarse por una manilla redonda de porcelana, latón y cristal y la placa está esculpida o envejecida para integrarse en el diseño interior.

Las manillas clásicas de estilo manivela suelen mezclar el latón y la porcelana consiguiendo un efecto atractivo.

Las manillas de hierro forjado suelen tener un aspecto clásico y llamar la atención, pero quedan perfectamente integradas en todo tipo de puertas.

Las manillas de gran tamaño suelen ir ancladas a puertas correderas que suelen tirar o empujar. El tamaño es determinante y se elige teniendo en cuenta la estética y la resistencia que necesitemos, ya que el peso de esas puertas generalmente suele ser mayor a otras.

Los acabados de las manillas metalizadas ayudan a conseguir un ambiente moderno ya sean acabados de níquel satinado, acero inoxidable, aluminios o cromados.

Los acabados de porcelana, de latón imitando al oro y de cuero otorgan antigüedad al espacio.

Para las cocinas por ejemplo la mejor opción son las manillas que no cierran o los pomos, ya que permiten abrir y cerrar sin las manos. Con el mecanismo adecuado de muelles la puerta se cerrará al entrar o salir del espacio, aislando el resto de la casa de ruidos y olores.

Hay que asegurarse de utilizar un material duradero, ya que las puertas suelen tener bastante uso sometiéndose a un desgaste continuo. Los materiales más comunes son zamak, latón, aluminio, acero inoxidable, o también se utilizan combinados.

El zamak es un material económico y resistente que aguanta el uso continuo de las puertas. Este material consigue un acabado y se le puede realizar todo tipo de tratamientos pero si que es verdad que su durabilidad es menor que la de otros materiales.

El latón es un material que también se utiliza en las manillas de las puertas. Está caracterizado por el brillo que simula un tono de oro utilizado por los interioristas para dar un efecto especial a las casas.

Los pomos de porcelana destacan por tener un diseño sencillo y discreto con matices vintage, recordando las casas antiguas de los 80.

El aluminio es el material más elegido porque tiene una composición muy resistente.

Los modelos combinados dan un toque distinguido, y al tratarse de una mezcla de materiales, se caracteriza por tener un precio más asequible. Normalmente al combinar materiales se pueden conseguir diferentes acabados en mate o brillo consiguiendo piezas singulares.

El acero inoxidable se caracteriza por ser uno de los más duros del mundo, tanto en su fuerza, como en la resistencia a la corrosión. Estos manillares están caracterizados por su larga durabilidad.

Si las puertas con las que cuentas son rústicas puede resultar complicado elegir entre tanta variedad de modelos disponibles. Al pensar en una puerta rústica no pensamos en las puertas clásicas de manera oscura con herrajes acabados, hoy en día el estilo rústico está cada vez más presente en todos los hogares.

Ya elijas una manilla con placa o con roseta, lo que tienes que tener en cuenta es que el acabado principal para este tipo de puertas es el negro o las manillas de forja. Se pueden elegir distintos tonos y materiales que combinaran con la puerta consiguiendo acabados que vayan acorde con el material de la puerta.

Lo más importante a la hora de elegir las manillas es tener en cuenta la función recordando que una puerta interior no es utilizada con la misma frecuencia que una exterior o una corrediza. Una vez que tengamos definido el uso que le vamos a dar a la manilla, se debe buscar una manilla que tenga los adornos suficientes que realcen la puerta, pero evitando demasiado recargo para no romper el equilibrio del resto de la decoración

Cómo cambiar las manillas

Cambiar el pomo o las manillas es la solución más rápida y económica a la hora de cambiar la estética de las puertas. Hay una gran variedad de alternativas para elegir la que mejor se adapte a las necesidades de cada casa.

Algo a tener en cuenta a la hora de elegir la manilla de la puerta son las medidas para que la manilla no quede descompensada. Todas las medidas se toman de eje a eje.

Lo más importante a la hora de elegir la manilla es lograr un equilibrio entre la forma y la funcionalidad, consiguiendo que su estética sea adecuada pero elijamos también la forma.

Teniendo en cuenta que una manilla y un pomo no son lo mismo, a la hora de intentar cambiar uno por otro hay que mirar la compatibilidad de agujeros. Según si se pueden aprovechar todos o no, habrá que elegir un sustituto que permita ocultarlos o utilizar adaptadores especiales.

Si en tu hogar cuentas con pomos antiguos y quieres renovarlos por manillas de placas con roseta, puedes hacerlo con adaptadores especiales teniendo en cuenta el diámetro de la base del pomo que por norma general suele ser mayor que el diámetro de una roseta de manilla tradicional.

Si por el contrario quieres cambiar de manilla con placa a pomo o manilla con roseta puedes optar por tapar los agujeros con barra de reparación e instrumentos de bricolaje.

Teniendo claro estos aspectos elegir unas manillas para puertas va a ser mucho más sencillo.

Catálogos populares