COVID-19 : Seguimos en el e-mail y teléfonos. Los envíos se organizarán con los clientes. Saber más

Friso de PVC, Calidad garantizada

Son perfectos para exterior o también para el interior, con diseños únicos y más realistas se adaptan bien al espacio.

FRISO

Ventajas del friso de PVC:

  • Perfecto para aislar tu hogar sin renunciar a la estética.
  • Instalación en paredes o techo, tú eliges.
  • Tiene un mantenimiento muy sencillo y rápido.

Empezando por el principio, un friso es un revestimiento. Puede tener como finalidad un objetivo meramente decorativo, pero también aislante. Puede darse la circunstancia de que el objetivo en la instalación de este revestimiento sea aislar y decorar. Por lo tanto, se trata de un elemento muy utilizado y en cuyo universo el friso de PVC es el rey.

Te contamos cómo elegirlos o por qué elegir un friso en PVC. Si estás pensando en colocar un friso, estás en el sitio adecuado. Igualmente, puede que tengas un problema que no sepas que se resuelve con este tipo de revestimiento.

El friso de PVC y los motivos por el que es el más elegido

Como ya te hemos dicho, la finalidad de los frisos, en general, suele ser decorativa, aislante o ambas a la vez. En este escenario, los frisos de PVC no solo son una opción para quienes buscan una solución decorativa, sino se trata de una opción de lo más interesante desde el punto de vista práctico con respecto a otros revestimientos realizados con otros materiales. Además, se pueden colocar en paredes o techos con el fin de sumar en confort. A continuación, te exponemos las principales ventajas.

- El PVC es muy resistente a la humedad. Se trata de uno de los principales motivos por los que uno escoge este tipo de frisos: el miedo a la humedad y la reacción del revestimiento frente a ella. Es precisamente la alta resistencia del PVC a la humedad por lo que no solo es el tipo de revestimiento más resistente, sino que es un tipo de friso apto para poner en cualquier superficie, como el baño o la cocina.

- La resistencia a los golpes o a los impactos. No es lo mismo el PVC que otro tipo de materiales como la madera. Las razones son más que obvias: el PVC es más resistente frente a golpes o arañazos en comparación a otros materiales, siendo esta una cualidad que hace que este tipo de frisos también sean los idóneos para las habitaciones infantiles o para salas de espera. Estos son dos ejemplos de estancias en las que las probabilidades de algún tipo de golpe o roce aumentan, lógicamente.

- Los frisos hechos de PVC son más resistentes a la exposición solar o a la exposición prolongada de la luz. Este hecho es algo que debes tener muy en cuenta a la hora de elegir un revestimiento.

- No requieren de apenas mantenimiento. No hará falta más que un trapo para limpiar este tipo de superficies. No necesitan un mantenimiento especial en modo alguno. Un trapo y cualquier limpiador presente en cualquier hogar son suficientes para dejarlos como nuevos. Una cualidad que se traduce en comodidad y que suma razones a la elección de este tipo de revestimientos frete a otros.

- El friso en PVC ayuda al aislamiento, tanto acústico como térmico por las propias cualidades del material. De nuevo, otra característica a tener muy en cuenta, especialmente si más allá de los bello quieres contribuir a la eficiencia energética de tu hogar o negocio.

Los tipos de frisos en PVC que existen y entre los que podrás elegir

Está claro que, una vez te has decidido por un friso al que no le afecta el calor o la humedad, llega la hora de escoger entre las posibilidades que ofrece este tipo de revestimiento hecho en PVC.

Así, la primera cuestión que debes resolver y que cuya decisión va a variar en función de lo que necesitas en altura, es precisamente entre los frisos a media altura o los frisos a alturas completas; es decir, los que van del suelo al techo y cuya función principal es decorativa.

Respecto a los acabados, prepárate para tener dificultades a la hora de elegir: acabado con efecto pizarra, madera, cerámica o mármol, entre otros muchos. Precisamente, por el auge que tienen este tipo de frisos, las opciones en cuanto a los acabados son infinitas, pues debes saber que se tratan de una solución perfecta tanto para interiores como para exteriores.

Así, también podrás elegir entre los acabados en tres dimensiones con un efecto óptico en relieve. Esta es una tendencia hoy en día en el mundo de los interiorismos, con acabados de moda que solucionan a la vez el asunto del aislamiento. Todo son ventajas a las que se suma la fácil instalación de este tipo de frisos.

La facilidad de la instalación de un friso de este tipo

Por regla general, debes saber que la instalación de un friso es sencilla, careciendo de todo tipo de dificultad. No necesitas de grandes conocimientos, pero eso sí: hay que tener en cuenta una serie de aspectos. Uno de ellos es que, debajo de estos revestimientos, hay que instalar o colocar un aislante. Será esto el encargado de evitar que el moho o la humedad traspase al friso, siendo necesario que la pared se encuentra absolutamente plana y seca. Estas son dos condiciones para la instalación tanto del aislante como posteriormente del friso.

Respecto a la instalación del propio friso, todo dependerá del modelo que se haya escogido, como pasa con el resto de los revestimientos para paredes y techos. Mientras unos modelos se clavan o se grapan sin más, existen otro tipo de modelos que se deben colocar sobre lo que se conoce técnicamente como rastreles, algo que tener en cuenta también a la hora de elegir tu revestimiento.

Tendrás que elegir el modelo que mejor se adapte a tus intenciones. No será lo mismo que estés dispuesto a colocar tú mismo tu friso a que vayas a llamar a un profesional para ello. En este segundo caso, no habrás más límites en tu elección que tu imaginación.

Todo lo que los frisos pueden hacer por la decoración de tu hogar

Aunque los frisos tuvieron su gran momento en el pasado, especialmente los frisos de madera, este revestimiento se ha colado en el mundo de interiorismo actual con una fuerza brutal. No es para menos si tenemos en cuenta la cantidad de modelos a tu alcance, especialmente en lo que a PVC se refiere. Es una solución perfecta para aumentar, como ya te hemos dicho, la eficiencia energética de tu casa, pero también para conseguir un cambio de estilo por muy poco y con muy poco esfuerzo.

¿Dónde o en qué paredes puedes poner esos frisos?

Lo primero que tienes que decidir, si no se trata de una necesidad aislante, es qué sala o habitación quieres reformar y dónde quieres ese cambio de aires. Una vez lo decidas, lo siguiente será decidir si optas por un friso a toda altura o si quieres instalar un friso a media altura. Las posibilidades en ambos casos son infinitas.

La estética que consigas va a estar estrechamente relacionada con el tipo de revestimiento que hayas seleccionado. Los frisos con acabados en madera serán los idóneos si lo que quieres lograr es una mayor sensación de confort. Si lo que quieres es cambiar de aires un baño, colocar un friso imitando azulejo decorativo es otra gran idea. Como ves, la elección siempre va a depender del efecto que quieras conseguir y dónde vaya a ir instalados ese friso.

Otro ejemplo de la versatilidad en cuanto a decoración se refiere, es la tendencia en la actualidad de la instalación de frisos a media altura a modo de cabeceros. ¿Por qué no? Si quieres dar un cambio de aires a tu dormitorio, la instalación de un simple friso de PVC será suficiente para instalar un cabecero y para cambiar esa decoración en una sola acción.

El friso, la opción de reforma que ahorra dinero, tiempo y obras

Otra de las grandes cuestiones que debes tener en cuenta a la hora de decantarte por la instalación de friso es que esta simple maniobra puede suponerte todo un ahorro en tiempo y dinero. No hay más que pensar en que, cuando vamos a hacer una obra, tenemos que calcular el precio de los materiales, pero también el tiempo de la obra y el coste de la mano de obra. Imaginemos por cuánto nos saldría un cambio de alicatado en un cuarto de baño o en la cocina.

Está más que demostrado en este contexto que los materiales que ofrecen a los clientes un ahorro en la instalación, como es el caso de los frisos, también suponen un ahorro de tiempo. Ni se tarda tanto en la instalación ni se requiere de mano de obra para ello en la mayoría de los casos. Suelen ser materiales, además, terminados en fábrica, que no requieren de remates o de remates complicados. Algo que de nuevo supone un ahorro de tiempo y, por lo tanto, de costes para quienes quieren llevar a cabo una reforma sin que esta suponga un auténtico despilfarro.

Los frisos hechos de PVC, ese material que cumple con las tres exigencias básicas

Hoy en día, los clientes exigen según aseguran los expertos, tres exigencias a la hora de comprar cualquier material o producto: la estética, el precio y las prestaciones. Este tipo de revestimientos cumple sobradamente con estas características por las razones que ya te hemos enumerado.

Así, los clientes quieren una buena estética. Qué duda cabe de que lo primero con lo que comienza una decisión en la compra o en la elección de un friso son las expectativas estéticas que se tengan. Más allá de esos acabados que vamos a preferir, llega el momento de las prestaciones. Ya que vamos a invertir dinero, queremos que ese friso sea lo más excepcional que se pueda. No importa que sea más barato que otro tipo de materiales, vas a querer lo más bello, lo más económico, pero también lo que te ofrezca más garantías.

Este tipo de frisos consigue generar no solo una buena resistencia a la humedad, sino también a temperaturas extremas como el calor, así como a los golpes, a la vez que se encarga de aislar de una forma muy potente. Si te estás preguntando qué más se puede pedir a este tipo de material, es que aún no sabes cuál es el precio de este tipo de productos. Se trata de un revestimiento con un precio de lo más competitivo.

Los diferentes formatos son otras de esas ventajas o razones que añadir al cumplimiento de las exigencias de los clientes hoy en día, cuando no hay que olvidar otra de las grandes razones por las que debes instalar un friso: no dañan las superficies sobre las que se colocan. Un motivo que hace que puedas hacer esa reforma sobre un alicatado que no quieres dañar o sobre una pared que tal vez en un futuro quieres recuperar. Imaginemos, por ejemplo, que estás de alquiler, pero no te gusta la estética de tu casa. Ya no tendrás que renunciar a tener un hogar bonito. Podrás instalar un friso en una pared, cambiando totalmente su estética, sin obras y pudiendo retornar todo a la normalidad cuando así lo necesites.

Los revestimientos de PVC adhesivos serán, por lo tanto, uno de los grandes aliados si quieres calidez en tu hogar sin necesidad de hacer obras. No importará la estancia que quieras cambiar, ya que tendrás opciones para todas las superficies. En este sentido, también es importante decir que este tipo de frisos también se usan para la reforma de muebles y para la restauración. Todo un mundo de posibilidades, como puedes comprobar, en el que no hay límites de tipo alguno.

Llegados hasta aquí, solo nos queda recordarte que si lo que buscas es un revestimiento, el friso de PVC puede ser lo que necesitas. Un gran aislante con inmensos poderes estéticos para las grandes soluciones con las técnicas más sencillas. Una clara tendencia en el mundo de la decoración, cuando los motivos están de más. Un elemento decorativo para cualquier tipo de estancia y para cualquier resultado estético que se pretenda. Las posibilidades son infinitas porque las terminaciones abarcan una amplia gama, a lo que sumar un atractivo en el precio al que no te vas a poder resistir.

Catálogos populares