Cómo restaurar un mueble antiguo paso a paso

Cómo restaurar un mueble antiguo paso a paso
Cómo restaurar un mueble antiguo paso a paso

Cómo restaurar un mueble antiguo paso a paso

Si estás pensando en darle una nueva vida a esa mesita que te ha acompañado en todas tus mudanzas, a la mecedora que heredaste de tu abuela o a la consola que encontraste en un mercadillo de segunda mano, en este artículo te explicamos cómo restaurar un mueble antiguo.

Los muebles antiguos suelen tener calidades muy altas debido a las maderas nobles en las que están fabricados. Salvar estos muebles es una manera de contar con una decoración de calidad sin dejar grandes cantidades de dinero. Además, aunque puedan parecerte diseños clásicos o antiguos puedes renovarlos de manera drástica a tu gusto, integrando las últimas tendencias en decoración.

Restaurar fomenta el consumo responsable y, además, tendrás una casa decorada con estilo personalidad. A continuación te damos los pasos fundamentales para que puedas rescatar todos esos tesoros que tienes por casa, de manera sencilla y económica.

La restauración puede convertirse en tu nueva pasión

A continuación, te dejamos los pasos fundamentales para iniciar tu proyecto, recuerda que es un trabajo que debe realizarse con tranquilidad y cuidado. No puedes obtener resultados en un día ya que cada paso lleva su tiempo y ritmo propio. No tengas prisa, es necesario ajustarse a las necesidades del mueble para obtener los mejores resultados. Ahora, ¡coge tus herramientas y empezamos!

Primeros pasos

El primer paso es limpiar la pieza. Con un trapo húmedo y un poco de jabón neutro elimina toda la suciedad acumulada y déjalo secar. Es importante no mojar demasiado el mueble, ya que la madera podría absorber el agua y la pieza podría verse dañada. Debes realizar esta tarea con atención y cuidado. Si cuenta con partes talladas o molduras puedes utilizar un cepillo de dientes para acceder a los huecos o lugares más complicados.

Después se le aplica una capa de decapante con una brocha. Este producto acabará con el barniz o la pintura del acabado del mueble. De esta forma, después podrás aplicar el acabado que desees obteniendo un resultado óptimo.

Presta atención al interior

Muchos muebles antiguos tienen carcoma, un insecto que perfora la madera.Si el mueble presenta pequeños agujeros debes erradicarla para asegurar su conservación. Debes aplicar un producto anticarcoma con una brocha en los distintos huecos. Después, hay que envolver el mueble en plástico y es importante cubrir bien con el producto los agujeros y cambiar el plástico cada veinticuatro horas, dejándolo siempre cubierto un mínimo de cuatro días.

Tienes que ver:  Escaleras de madera: tipos, ventajas, consejos decorativos... todo lo que necesitas saber

Repara golpes o marcas

Si tu mueble contiene golpes o marcas, podrás repararlas de distintas maneras. las hendiduras más leves pueden eliminarse de manera sencilla presionando sobre la superficie un trapo ligeramente bañado en leche o agua caliente. Si por el contrario las marcas son más fuertes o señaladas, podrás rellenarlas con una masilla o cera para madera y una espátula. Aplica el producto en la fisura y lija la superficie, repite la operación las veces necesarias hasta que desaparezca el arañazo o marca indeseado.

Revisa todos los elementos

Si el mueble tiene bisagras o cajones, asegúrate de que estos funcionan perfectamente. En el caso de las piezas metálicas, limpia el óxido con un producto específico prestando atención a no aplicarlo sobre la madera. Si, por el contrario, estas piezas están muy deterioradas, es mejor sustituirlas por nuevas. Hazte con un destornillador y tornillos y cambia las piezas con cuidado. En el caso de los tiradores puedes jugar con distintos modelos haciendo una composición original y divertida.

Ahora, los cajones

Los cajones son otro de los grandes problemas que presentan los muebles antiguos, en muchas ocasiones estos se traban impidiendo un correcto uso. Debes limpiar bien los raíles y, si es necesario, lijarlos para que estos vuelvan a funcionar correctamente.

Patas o molduras

En el caso de querer cambiar una pata o una moldura, retíralas con cuidado de no dañar el resto del mueble. Retira todo el producto con que unía las dos partes. Si te animas a realizar la nueva pieza tu mismo, debes dibujarla primero en papel y después sobre un tablón de madera. Recuerda elegir una madera similar a la del mueble. Una vez tengas tu pieza planteada sobre la madera, con una sierra corta la pieza, límala y líjala hasta que tenga un acabado perfecto. Después, debes teñir la pieza con un tinte especial para madera para conseguir la tonalidad del mueble original. Una vez la pieza seque, aplica una cola sobre las dos superficies y déjalas secar con un gato durante veinticuatro horas.

Últimos pasos

El siguiente paso es lijar bien todo el mueble para que absorba correctamente los productos que aplicaremos más tarde y que conseguirán los acabados que deseas.

Una vez el mueble está limpio, reparado y funciona a la perfección, podrás desarrollar la parte más creativa del trabajo. Pinta tu mueble de uno o varios colores, puedes jugar a hacer formas geométricas colocando cinta de pintor para conseguir líneas definidas y rectas. Si prefieres no arriesgar, un color blanco mate es siempre un acierto. Y si prefieres conservar el mueble tal cual, aplica un barniz. Recuerda que existen distintos acabados o tonos brillantes y mates. Después del barniz, puedes aplicar una cera especial para maderas de modo que esta se conserve y se mantenga. Es importante aplicar el barniz o pintura siempre en el sentido de la veta.

Tienes que ver:  Consejos para ahorrar en tus facturas

Deja volar tu imaginación recuperando esas piezas que tienen un valor sentimental. Darles una nueva vida es una forma fantástica de hacer un consumo responsable y desarrollar tu creatividad. Existen millones de opciones de diseños a la hora de restaurar un mueble. Puedes arriesgar con colores y formas o ceñirte a la línea original de la pieza.

Recuerda hacer un mantenimiento constante del mueble, como mantenerlo alejado de fuentes de calor, humedad o exposiciones directas al sol, ya que, su color podría verse perjudicado. Limpíalo con un paño húmedo, evita productos agresivos que puedan dañar la madera y, cada cierto tiempo, aplica una cera.

Materiales necesarios

Los materiales básicos para realizar estos tipos de trabajos son fáciles de encontrar y no suelen tener un elevado precio. A continuación te damos algunos de los que debes tener en tu kit de restauración:

– Lijas: de varios grosores, tamaños y durezas.

– Pinceles: de todos los tamaños posibles, asegúrate de que las cerdas son las apropiadas para cada producto y no los mezcles. Es decir, los pinceles para el barniz utilízalos solo para barnizar, los de pintura solo para pintar y los que tengas para limpiar evitar mojarlos en productos agresivos.

– Destornilladores: prácticos par ajustar, quitar y cambiar pequeñas piezas.

– Espátula: para aplicar productos de mayor densidad.

– Trapos: son fundamentales para limpiar y aplicar ciertos productos. No los mezcles con los de otras tareas del hogar, ten unos cuantos dedicados a esta actividad para evitar estropear las piezas que estas restaurando o las que ya tienes.

– Recuerda protegerte, ya que muchos de los productos pueden producir reacciones o ser corrosivos. Utiliza guantes, gafas de protección y mascarilla siempre que sea necesario. La salud es siempre lo más importante, no te la juegues y lee siempre con atención el reverso de los productos que utilices. Asegúrate de las caducidades y de los efectos que puede tener cada producto si existe un contacto directo con la piel. De este modo, si sucede algún percance, ya estarás preparado para actuar correctamente.

Tienes que ver:  ¿Conoces a las hormigas carpinteras?

Estos son algunos de los imprescindibles, pero hay muchas más herramientas que podrán serte útiles. Como ya te dijimos, la restauración se puede llegar a convertir en tu adicción, así que, seguramente, el cajón de herramientas crecerá con tus proyectos y con tus retos. Recuerda invertir en herramientas de calidad: por tu salud y bolsillo, una buena inversión te garantiza que una herramienta será para toda la vida.

Un lugar adecuado

También es importante contar con un lugar adecuado para realizar esta tarea, que tenga una correcta ventilación y una temperatura estable. Puedes convertir esa habitación abandonada o ese trastero que nunca usas en tu pequeño taller.

Ideas para decorar

A la hora de decorar con estas piezas una habitación o estancia es muy interesante crear contrastes añadiendo piezas modernas junto a los muebles que has rescatado. De esta manera evitarás que tu casa parezca un anticuario o tienda de segunda mano, sin perder la historia de esos muebles que has rescatado. Del mismo modo que se mezclan estilos, es aconsejable mezclar materiales y texturas, como un mueble de madera junto a una lámpara de hierro o una butaca de piel con una alfombra de esparto a sus pies. Son trucos que ayudarán a darle personalidad a tu hogar de manera sencilla y económica. Otro truco es darle otros usos inesperados a las piezas que tenemos, por ejemplo, hacer un cabecero para la cama con una puerta, una estantería con una escalera o una mesita auxiliar con una silla.

Prueba a cambiar, añadir y quitar encontrando para cada pieza el lugar idóneo. Arriesga, juega y sobre todo diviértete. Los objetos pueden ofrecerte infinitas posibilidades que harán de tu casa un espacio acogedor, funcional y con personalidad.

Anímate a empezar tu proyecto, cualquier mueble es perfecto para iniciarse en este mundo ahora que ya sabes cómo restaurar un mueble antiguo. La restauración es una actividad que conecta con nuestra parte más creativa y nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos. Es una forma perfecta de desarrollar nuestras capacidades artísticas y observar nuestras mejoras gracias a los resultados.


Resumen
Cómo restaurar un mueble antiguo paso a paso
Nombre del Artículo
Cómo restaurar un mueble antiguo paso a paso
Descripción
Si estás pensando en darle una nueva vida a esa mesita que te ha acompañado en todas tus mudanzas, a la mecedora que heredaste de tu abuela o a la consola que encontraste en un mercadillo de segunda mano, en este artículo te explicamos cómo restaurar un mueble antiguo.
Autor
Nombre del Editor
Brico-Valera
Logo del Editor