Cómo instalar friso de madera fácil

Instalar un friso de madera es una gran elección

Optar por el friso de madera para nuestras paredes es una de las formas más sencillas para re decorar y aislar nuestro hogar al mismo tiempo y por un precio muy asequible.

El friso de madera son lamas de unos 20cm de ancho y 2 metros de alto más o menos que vienen preparadas para unirlas entre ellas con un simple click, lo que facilita su instalación considerablemente evitándonos tener que llamar a un profesional. Este friso de madera podemos encontrarlo en diferentes acabados y diseños, pudiendo elegir entre una gran variedad que combine con el resto de decoración de nuestro hogar.


Además le daremos un aspecto totalmente renovado y nuevo a nuestras paredes sin complicaciones de pintar una y otra vez, eliminando el gotelé si lo deseamos o tapando imperfecciones que serían muy costosas de reparar. Pero no sólo eso, sino que además de darle un nuevo aire a nuestro hogar también lo estaremos aislando al mismo tiempo, creando estancias con temperaturas estables y ahorrando en calefacción y aire acondicionado en cada época del año, un factor muy a tener en cuenta a largo plazo según van viniendo las facturas.

Para instalar friso de madera en casa, lo primero que tenemos que hacer es dejar que las lamas de friso se aclimaten a la estancia donde van a ser instaladas, para ello las colocaremos tumbadas en el suelo y las dejaremos entre 24 y 48 horas que es el tiempo que necesitan para aclimatarse. Una vez ha pasado este tiempo ya podemos disponernos a instalarlas en nuestras paredes, para ello necesitaremos una serie de materiales sencillos de conseguir y muy económicos.

Tienes que ver:  Beneficios de la madera en el mundo

Necesitaremos rastreles de madera de 20 x 40 x 200 y clavos o chevines con los que fijar el friso a estos rastreles. También necesitaremos tacos y tornillos para poder fijar estos rastreles a la pared, ya que serán los que nos permitan dejar espacio entre las paredes y el friso para evitar condensaciones y conseguir un mayor aislamiento. Lo primero será fijar estos rastreles a nuestras paredes en posición horizontal con un espacio entre linea y linea de unos 50cm, además también deberemos dejar huecos a lo largo de cada tira para que el aire pueda moverse libremente entre los diferentes niveles de rastreles.

Una vez tengamos estos rastreles instalados en toda nuestra pared vamos a colocar la primera tira de friso de madera en posición vertical, lo ideal es empezar por una de las esquinas, y deberemos cerciorarnos de que está bien nivelada ya que será la guía de las demás tiras de friso. Cuando estemos seguros de que está bien nivelada vamos a fijarla con los clavos o chevines y ya podremos seguir poniendo las siguientes filas uniéndolas con un solo click y fijándolas igual que la primera tira. Recuerda dejar un hueco de más o menos 1cm entre el techo y el friso y el suelo y el friso, esto le permitirá expandirse y contraerse con la dilatación y contracción.

Cuando ya tenemos completada toda la pared sólo tendremos que rematarla con perfiles de techo y suelo o también llamados bizcochos para que no se vea esa junta de dilatación que hemos dejado arriba y abajo. Ya tienes instalado tu nuevo friso, ya sólo tienes que realizar el mismo proceso en todas las paredes salvando enchufes y pulsadores que podrás re-colocar en el friso con ayuda de una corona.


Tienes que ver:  ¿Como es una puerta blindada?