Te contamos todo sobre las puertas de cristal

Te contamos todo sobre las puertas de cristal

Las puertas de cristal siguen estando de moda y, en realidad, nunca lo han dejado de estar. Y es que este elemento fundamental de la casa aúna funcionalidad y estética. Es práctico y, a la vez, encaja en todo tipo de estilos.

A continuación, te contamos las características principales de esta clase de puertas.

Las ventajas de contar con puertas de cristal (por ejemplo, las dobles)

El cristal es un material muy agradecido para las puertas. Ten en cuenta que deja pasar la luz a través de ellas, por lo que favorece la iluminación de los espacios. Y ya sabes que, cuando los espacios tienen una mayor luminosidad, también parecen más amplios. Por consiguiente, se trata de un material muy apreciado, sobre todo en las casas que no destacan por su tamaño. No en vano, residir en una vivienda pequeña es una circunstancia muy propia de nuestros tiempos, por lo que las puertas con cristal suponen unas aportaciones interesantes en estos contextos.

Sin duda, optar por el cristal para las puertas hace parecer que se multiplican los metros cuadrados. Por ejemplo, si se combinan con suelos y paredes blancas, da la impresión de que el espacio se agranda. Además, como el cristal deja pasar la luz a través, se ganan algunos grados de temperatura, lo que permite ahorrar en calefacción. Toma nota, por tanto, de la aportación de este tipo de puertas a la eficiencia energética de tus estancias.

Por otro lado, queremos destacar que, pese a que el cristal parece un material frágil, estas puertas te proporcionan la máxima seguridad. Hoy en día se llevan a cabo con técnicas de templar el cristal que lo hacen más resistente, por lo que está preparado para que no se rompa de una manera peligrosa. Solo lo haría por algún impacto extremadamente fuerte y se laminaría, de forma que no tendrías que preocuparte por los 'proyectiles' que pudieran salir disparados o cortarte con algún trozo grande desprendido. Además, el cristal templado permite configurar hojas de cierto grosor. De varios milímetros, lo que hace que su dureza sea mayor. Puedes elegir las dobles, que llevan doble vidrio, puesto que te garantizan una mayor seguridad ante posibles roturas.

Otra de las ventajas más sobresalientes de estas puertas, en la línea del incremento de la amplitud, es que permiten mantener la continuidad entre las habitaciones. Esto resulta fundamental tanto en los actuales pisos pequeños como en los nuevos estilos de interiorismo, en los que la existencia de tabiques entre las salas contiguas queda relegada a un segundo plano. Las puertas con cristal posibilitan fusionar los ambientes de las habitaciones adyacentes de una manera natural.

No en vano, la transparencia, en el grado que decidas (desde más traslúcido a más opaco), es una de las cualidades más valoradas del cristal. Su uso es muy habitual en oficinas y otros establecimientos en los que se quiere transmitir que en determinadas habitaciones no hay nada que esconder. Recuerda: la transparencia física proyecta transparencia ética.

Por otra parte, el cristal, como te habíamos adelantado, es un material que sirve tanto para estilos clásicos como para los más modernos. Estaba presente en el mobiliario habitual de las elegantes casas de época, pero sus esbeltas líneas también aportan sobriedad a los estilos más vanguardistas. Por eso, te confirmamos que las puertas de cristal, siempre que las combines con coherencia estética, pueden encajar en tendencias de decoración tan diversas como las contemporáneas, vintage o industrial.

Y, por último, has de saber que el mantenimiento del cristal es mínimo, puesto que se puede limpiar con facilidad. Solo vas a necesitar jabón y un trapo humedecido para ello.

En las siguientes líneas te explicamos las principales aplicaciones prácticas de estas puertas.

Puertas para cocina, para salon, para duchas, para chimenea...

Los interiores son, como hemos señalado, lugares perfectos para que luzcan estas puertas. Sobre todo, en las estancias en las que nos interesa que entre con toda su intensidad la luz del sol. Nos referimos, en estos casos, a las puertas para la cocina, para el salon, para los cuartos de estar...

De todas formas, también puedes utilizarlas en otras habitaciones que no resulten tan llamativas, como para los baños. En estos casos, puedes elegir el grado de transparencia que prefieras, el cual irá ligado también a la privacidad. No cabe duda de que esta posibilidad resulta ideal, por las actividades que en él se realizan, para un cuarto de baño. Y, dentro de este mismo espacio, no olvides que puedes recurrir a estas puertas para las duchas. Hacen las veces de una mampara y te proporcionan privacidad e impermeabilidad. En este sentido, las puertas correderas se han revelado como muy prácticas.

Finalmente, también puedes optar por estos modelos de puertas para la chimenea. Se trata de una fórmula que conjunta el clasicismo y la majestuosidad de una chimenea con la modernidad de una puerta de cristal. Como puedes deducir, también se fabrican puertas de este material de tamaños más pequeños, como los que requieren las chimeneas.

Puertas con cristal para exterior

Ya te hemos comentado el interés de esta clase de puertas en los interiores, pero en el exterior también son muy útiles. Permiten ver tanto a quienes están dentro de casa como a quienes transitan fuera de ella. En este sentido, agradan especialmente en establecimientos como los locales comerciales o los restaurantes, en los que se desea dar una imagen de transparencia.

Puertas abatibles, correderas, plegables y automaticas

Como las puertas con cristal visten bien el interior de cualquier instalación y amplían la sensación de continuidad, se ofrecen distintos modelos. Unos modelos que permiten un ahorro de espacio real significativo. El modelo que elijas, por tanto, dependerá de tus gustos estéticos y del confort y ahorro de espacio.

En este aspecto, las puertas abatibles de cristal sirven para unificar ambientes. Para abrirlas y cerrarlas, basta un ligero contacto, que hará que oscilen. Acabarán volviendo a su posición original. Dan un toque de personalidad que cuadra tanto con los estilos clásicos como con los modernos.

En cuanto a las puertas correderas de cristal, son unas de las más populares en las instalaciones de hoy en día. Se instalan acopladas a unos rieles. Los más modernos cuentan con mecanismos de autolimpieza. Al correr las puertas, estas se abren y se pueden correr hasta el lado, donde se quedarán guardadas. El techo suele ser un anclaje propicio para estas puertas.

Las puertas plegables de cristal, por su parte, llevan un mecanismo incorporado que permite que se doblen sobre ellas mismas. Esta facilidad para empequeñecerse hace que, cuando no quieras que la puerta ejerza bloqueo, la puedas arrinconar. De este modo, conectarás mejor los espacios entre sí y la puerta con cristal no supondrá ningún obstáculo físico o visual.

Por último, las puertas automaticas de cristal sobresalen por el hecho de que añaden a los beneficios que antes te hemos señalado la posibilidad de abrirlas y cerrarlas con un mecanismo tecnológico sofisticado. Un mecanismo que incluso se puede poner en marcha a distancia. Este accionamiento se desarrolla con una gran limpieza, lo que da una gran elegancia a las puertas. De hecho, puedes hacer desaparecer las puertas y crear una continuidad total entre los espacios de la casa. En este sentido, solo tienes que accionar el automatismo para que se guarden en unos espacios construidos para ello en las paredes contiguas.

Puertas con cristal y madera y con aluminio

Ya te hemos ido comentando la versatilidad característica de las puertas de este material. Y es que esta ligereza posibilita que puedas incorporar todo tipo de herrajes y accesorios. En este sentido, resultan útiles los distintos trabajos de carpintería en madera y metálica.

El cristal y la madera, por ejemplo, combinan bien. Se trata, de hecho, de una combinación que aporta la elegancia de los estilos clásicos. Ya sabes que la madera es un material noble y muy de moda en estilos como el rústico, vintage y escandinavo. Por lo tanto, puedes aprovecharla en marcos, pomos y otros accesorios.

Por su parte, los herrajes y marqueterías con aluminio también son muy apreciados. El aluminio es un metal con grandes prestaciones, puesto que es ligero y resiste bien ante el paso del tiempo. Además, resulta fácil de limpiar y puede ser revestido como más te guste: lacado, melamina...

Y es que las puertas con cristal son unos elementos que admiten múltiples diseños. Sin duda, la inclusión de accesorios diversos es una de las alternativas idóneas para hacerlas más atractivas.

Los precios de las puertas de este material

Como puedes imaginar, los precios de este tipo de puertas son variables. Van a depender de factores tan diversos como los herrajes empleados, los diseños y las dimensiones. El tamaño es el aspecto que, en este sentido, más influye. A grandes rasgos, al igual que sucede con numerosos productos, vas a pagar más caro uno personalizado que el estándar que hayas visto en un catálogo. De todas maneras, como orientación, 120 euros es un precio competitivo para una puerta de cristal de buena factura.

En definitiva, las puertas de cristal son útiles para dar sensación de amplitud en diferentes ambientes. Tú eliges cómo las combinas.