Ideas para comprar escaleras telescopicas

Ideas para comprar escaleras telescopicas

Si estrenas casa o estás equipando tu hogar, hay algo de lo que no deberías prescindir: las escaleras telescopicas. Especialmente si tu vivienda es un dúplex o dispone de techos de considerable altura, llegarás a lamentar en algún momento no disponer de este útil accesorio doméstico.

Y es que hablamos de escaleras que ocupan un mínimo espacio pero que son capaces de alcanzar varios metros de altura. Ya no será problema cambiar la bombilla de esa lámpara, o descolgar las cortinas o limpiar la inalcanzable claraboya. Con este práctico utensilio llegarás donde te propongas.

En este post vamos darte información de utilidad para que puedas comprar la que más te convenga, dentro de la amplia variedad de opciones y precios. Toma buena nota.

¿Qué ventajas ofrece este tipo de escalera?

La primera y más evidente ventaja es el ahorro de espacio de almacenamiento. Olvídate de las engorrosas escaleras de mano. Sí, aquellas de madera que no cabían en ninguna parte y eran tan inseguras. O de las plegables que si servían para alcanzar grandes alturas tenían un tamaño imposible y si cabían en el trastero eran demasiado pequeñas.

Las telescópicas, como su propio nombre indica, son aquellas capaces de desplegarse hasta la altura deseada pudiendo después, gracias a su mecanismo retráctil, replegarlas para guardarlas en un mínimo espacio.

Para que te hagas una idea: tienes escaleras que pueden alcanzar alturas de hasta 4 metros si las despliegas por completo, mientras que al retraerse apenas alcanzan el metro de longitud. Son ideales para uso doméstico.

Otra de sus ventajas es la mayor estabilidad respecto a las escaleras convencionales, gracias a sus zapatas antideslizantes en los extremos en contacto con el suelo. Algunas cuentan incluso con un cinturón de sujeción que garantiza la seguridad tramo a tramo, así como con bloqueos que aseguran los cierres.

Respecto al material de fabricación, puedes elegirla con materiales inoxidables y resistentes para el caso de tener que apilarla a la intemperie. Estos materiales además son muy ligeros. Tienes modelos que soportan hasta 150 kg de peso siendo tan ligeros a la hora de transportarlos que no superan los 7 kg.

¿Qué debes tener en cuenta al comprar tu escalera?

Aparte de la altura que vas a necesitar para el uso al que la destines, tendrás que verificar su capacidad de carga. Es un detalle de suma importancia para garantizar la seguridad. Debes tener presente el peso y las dimensiones de quienes vayan a utilizarla, para así evitar que se supere la capacidad máxima de la escalera y se produzcan accidentes. Lo normal es una resistencia base de 100 kg aunque, como decimos, hay modelos de hasta 150 kg.

Asegúrate también de que tu escalera cumpla con la norma de seguridad homologada para esta variedad que es la EN131 (también puede aparecer como UNE-EN131). De este modo tendrás la garantía de que cumple con los mínimos exigidos en todos los detalles de seguridad (peldaños, mecanismos de apertura y cierre, zapatas antideslizantes, resistencia de materiales...).

Principales tipos y sus precios

En el mercado vas a encontrar una gran variedad de modelos dependiendo, por ejemplo, de si son para uso doméstico o profesional o del mayor o menor espacio del que dispongas para almacenarla. Te presentamos los más habituales:

Plegables o extensibles

Están compuestas de elementos superpuestos que se desplazan a lo largo de la misma y con firme anclaje, para proporcionar altura y seguridad al mismo tiempo. Dentro de esta variedad hay opciones muy versátiles para uso tanto de pared, como de tijera o tipo andamio.

De este tipo es la Songmics GLT47A, un modelo muy versátil que puede soportar hasta 150 kg, con cerradura de alta seguridad y seis diferentes niveles de altura (120, 125, 126, 197, 227 y 470 cm). La puedes encontrar por un precio que ronda los 100 euros.

De acordeón, las más baratas

Son modelos muy sencillos, cuyo planteamiento es similar al de las antenas de radio retráctiles de los vehículos. Basta abrir los cierres para ir desplazando los escalones que precisemos hasta alcanzar la altura adecuada. Una vez desplegada, se fija con total seguridad. Son muy compactas para su almacenaje, pero normalmente solo permiten apoyo sobre pared.

De este tipo es, por ejemplo, la Sotech Norme EN131, que puedes adquirir por unos 60 euros y está entre las más baratas. Puede soportar hasta 150 kg de peso, se despliega hasta 3,6 m y se recoge en solo 89 cm. Muy segura y resistente y con pies antideslizantes. También de esta clase es la Worhan Pro 1K3.2C, de un precio algo superior.

De tijera

Por su óptima relación calidad-precio puedes escoger la conocida Gierre Peppina, que soporta hasta 100 kg de peso. Dispone de una sólida estructura de acero en la base. Y cuenta con cuatro secciones de cuatro peldaños cada una. Podrás adquirirla por un precio entre 70 y 75 euros.

En forma de tijera alcanza 191 cm, pero puede utilizarse también completamente estirada, alcanzando 3,76 m de longitud. Es compacta y ligera, porque pesa únicamente 5 kg.

Para profesionales

Los profesionales tienen en este tipo de escalera un gran aliado porque, al ser plegables, son fácilmente transportables en cualquier vehículo y existen modelos especialmente pensados para ellos, que pueden alcanzar alturas de más de 6 m.

Las más habituales son los modelos de tijera, con estabilizadores en los pies y adaptables a diferentes alturas en cada lado.

¿De aluminio o de acero?

La mayoría de las que encontramos actualmente en el mercado son de acero inoxidable o de distintas aleaciones de aluminio.

Ambos materiales son ligeros, indeformables, resistentes y seguros incluso en alturas elevadas. No obstante, el acero supera al aluminio en capacidad de torsión y resistencia al peso en altura, por lo que conviene tener en cuenta ese detalle, dependiendo del uso que le vayamos a dar y las características del usuario.

A la vista de todo lo anterior, y si deseas comprar escaleras telescopicas baratas, lo mejor es que compares precios en la web para elegir con más conocimiento de causa.