Puertas de paso o Puertas Correderas, tú eliges

Puertas de paso o Puertas Correderas, tú eliges

Elegir entre puertas de paso o correderas es una elección que trae más consecuencias de las que puedas pensar, en especial cuando buscas ahorrar espacio en el hogar. Ambas puertas son muy diferentes y cuentan con una serie de ventajas e inconvenientes únicos. Conocer a fondo ambos tipos de puerta te permitirá encontrar la mejor solución para tu hogar.

Diferencias entre las puertas correderas y las convencionales

Las diferentes entre las puertas son muy palpables y la primera es su método de apertura. Las convencionales cuentan con puertas de apertura batiente, las cuales se abren y cierran describiendo un recorrido en parábola. Ocupan mucho espacio a la hora de abrirse.

Por su lado, las correderas van montadas sobre rieles y se mueven pegadas a la pared para abrir o cerrar la propia puerta. Son una solución para los hogares que cuentan con poco espacio, todo gracias a su método de apertura. Cabe la posibilidad de ocultar la hoja durante su cierre, algo que no permiten las puertas de paso convencionales.

Ventajas y desventajas

La principal ventaja que ofrecen las puertas correderas es el ahorro de espacio en cualquier estancia donde se instalen. Pero no solo logran este ahorro, también pueden delimitar espacios y unir estancias. Dando solo una idea, podrías instalar este tipo de puerta entre la cocina y el salón. Ambas estancias permanecerían separadas, como con una puerta convencional; sin embargo, al abrir la corredera ambas habitaciones estarían completamente unidas.

En cuanto a sus desventajas, cabe destacar que las correderas no cuentan con buenas capacidades de insonorización, ya que no son estancas. Esto quiere decir que no crean un cierre total de la habitación. Además, pueden reducir un poco la intimidad, ya que son muy simples de abrir.

Por el lado de las convencionales, su principal ventaja es su propio sistema de apertura. Es sencillo de instalar, mantener y cambiar. Las bisagras son la clave. Al contrario que las correderas, estas no se saldrán del recorrido; salvo que destroces las bisagras, tarea realmente complicada. Asimismo, garantizan que cada habitación sea estanca y propicia un mínimo de aislamiento acústico.

La principal desventaja de las puertas convencionales es el espacio que ocupan. Además, llegan a generar mucho ruido y hay que tener cuidado con las corrientes de aire para evitar portazos innecesarios, si es que alguna vez un portazo fue útil.

¿Qué aportan al hogar?

Estas puertas de interior aportan una gran estética. Si bien las convencionales dan un aire más clásico, las correderas aportan un toque moderno y diferenciador. Ambas cuentan con un sinfín de acabados, opciones de pintura y materiales para confeccionarlas. Al final, el mejor consejo para utilizarlas es que reflexiones sobre las necesidades de tu hogar y actúes en consecuencia con la información disponible.

La clave para elegir puertas

Las puertas de paso o correderas son puertas con una gran personalidad y que se encuentran en multitud de hogares. Elegir puertas puedes ser complejo, en especial con las prisas y nervios que una reforma llega a imponer. Sin embargo, con calma y reflexión acertarás en la elección de las puertas