Las claves de las puertas automáticas

Las claves de las puertas automáticas

Las puertas automaticas representan un gran avance que mejora la calidad de vida. Hoy en día están muy extendidas y se utilizan en diversos contextos. Garajes, entradas a comercios o portales son algunos de los espacios donde se instalan. Ofrecen grandes ventajas y su uso es tremendamente sencillo. Además, si tienen un buen mantenimiento durarán años sin dar ningún problema.

Estas puertas son accionadas de diferentes maneras y se abren solas. Instalarlas es apostar por una accesibilidad garantizada en todo momento. ¿Buscas conocer estas puertas en profundidad? Entonces, has encontrado la entrada adecuada.

Usos principales y mecanismo de funcionamiento

Las automáticas son una variedad de puertas de funcionamiento mecánico. Cuentan con ruedas cuya función es sostener las hojas y moverlas. Los materiales en los que se realizan son muy variados, aunque el cristal suele ser la opción más recurrente como es el caso de los supermercados.

Un pequeño motor se encarga de producir el movimiento que transmite mediante una correa. Si te estás preguntado cómo se activan sin necesidad de tocarlas, debes saber que cuentan con sensores, los cuales son un pulsador instalado en el suelo y que manda las señales de las pisadas para que la puerta se abra. Sin embargo, en el caso de los ascensores, las puertas están programadas para abrirse automáticamente en cada planta y las de garaje se abren con un mando.

Para que la puerta no se cierre se dispone un haz infrarrojo, en caso contrario más de uno se llevaría un buen susto al ver como la puerta se cierra a su paso. Este haz de luz detecta el movimiento y frena la puerta, la cual se cierra cuando no queden obstáculos. En caso de fallo la seguridad está garantizada por un sistema que bloquea la movilidad de las hojas.

En cuanto a los usos, ya se avanzaba líneas arriba que están muy extendidas. Las que se instalan en los comercios son las más conocidas, junto con las de garaje que, además, se pueden activar desde la distancia. Sin embargo, allí donde haya necesidades de permitir el acceso a un gran número de personas, encontrarás una de estas puertas.

Su uso en viviendas suele estar limitado, pero son de gran ayuda para las personas discapacitadas o con movilidad reducida. Facilitan que puedan desarrollar una vida totalmente normal libre de obstáculos.

Ventajas más destacadas

Las puertas automaticas ofrecen una gran seguridad. En especial las de garaje, pero en otros tipos es posible controlar la entrada y salida de personas. Además, es posible abrirlas desde la distancia, algo que es de agradecer en caso de correr algún tipo de peligro. Incluso cabe la posibilidad de que estén blindadas, por lo que la seguridad aumenta con creces.

Otra ventaja es la del ahorro de tiempo. Con ellas no tienes que preocuparte de encontrar las llaves si las has perdido. A día de hoy no solo las puedes abrir con un mando, algunas ya cuentan con su propia aplicación para abrirlas con el teléfono. Cómodo, ¿verdad? Y esto no acaba aquí. El futuro de las viviendas pasa por la domótica, una serie de sistemas que buscan introducir la automatización en la esfera privada.

Algunas de las propuestas son las puertas automáticas que se abren gracias a la biometría. Solo tus pupilas o huellas dactilares darán acceso al hogar. Sinceramente, es algo que resulta de los más fascinante. Junto a esto, las automáticas cuentan con diseños prácticos. Esto permite que el precio no se dispare y que su instalación resulte muy sencilla.

¿Cómo es el mantenimiento y la reparacion?

Pese a que pueda parecer lo contrario por sus componentes, estas puertas son fáciles de mantener y reparar. El primer mantenimiento puedes hacerlo tú mismo. Basta con revisar periódicamente, cada dos meses bastaría, para comprobar la existencia de desperfectos, si se ha acumulado polvo en zonas sensibles, si los sensores funcionan bien o si el motor tiene algún problema.

Algo de vital importancia es eliminar cualquier obstáculo que interfiera en el movimiento de la puerta, lo que podría llegar a forzar el funcionamiento del motor y sobrecalentarlo. Habrá que cambiar las baterías de los sensores, pero no será tarea difícil. Además, las correas y otros elementos necesitarán de lubricante, el cual puede ser encontrado en cualquier tienda especializada.

En cuanto a la reparacion de desperfectos, existen múltiples piezas de recambio a buen precio en el mercado. Por ejemplo, si el motor llega a fallar puede ser sustituido sin problemas, al igual que sensores y cadenas. Por último, el mejor consejo que voy a ofrecerte es que cuides el sistema de la humedad.

La comodidad hecha puerta

Las puertas automaticas destacan por su fácil instalación, mantenimiento, la comodidad que ofrecen y por una seguridad a prueba de todo. Son un gran acierto allí donde se instalan, ya sea una superficie comercial o un garaje. Además, en un futuro próximo estas puertas serán comunes en la mayoría de los hogares. Todo gracias a la domótica.