El rodapié, un práctico elemento decorativo

El rodapié, un práctico elemento decorativo

Un rodapié es un elemento presente en todos los hogares. También conocido como zócalo, es el recubrimiento de la parte más baja de la pared, el cual suele estar realizado en madera y no cubre más de unos cinco centímetros. Generalmente, no suele ser muy destacable y apenas se le presta atención alguna. Sin embargo, tiene el potencial para ser un gran elemento decorativo, casi como lo es una moldura en el techo.

A día de hoy son muchas las personas que le dan esta nueva función. Si antes era el patito feo de la casa, ahora pasa a ser todo un cisne. Muchas son las ideas que surgen en torno a estos zócalos y, además, se realizan de todo en todo tipo de materiales, por lo que las posibilidades de personalización aumentan. ¿Quieres descubrir algunas ideas para mejorar los rodapiés de tu hogar? Si es así, sigue leyendo.

1º. Rodapié de madera

Si bien es el material clásico, es posible darle algún par de vueltas al diseño, la altura y la forma para sacarle todo el partido. Uno de los primeros diseños pasa por aumentar su estatura y llevarlo hasta media pared. De esta manera, estarás disfrutando de las ventajas que la madera ofrece: aislamiento térmico, elegancia, sensación de calidez y un precio de rodapié muy bajo.

Hay diferentes diseños y variedades para las lamas que se colocarían. Es posible optar por un modelo rústico con madera basta, uno nórdico con unos listones lisos y de tonos claros o un toque más moderno con un entramado de tablillas entrecruzadas. Además, hay quien opta por el riesgo y llega instalar los bordes de los tablones, los cuales aportan todas las irregularidades del tronco del árbol.

2º. Zócalos con molduras, colores y formas

Las molduras aportan relieve al rodapié y le dan un toque de sobriedad. Pasillos, salones y comedores son los objetivos para este tipo de motivo decorativo. Además, ten en cuenta que el color del zócalo y la moldura casan mejor si son el mismo. Incluso cabe la posibilidad de darle un giro práctico a las molduras y utilizarlas, por ejemplo, como un original zapatero o un espacio donde colgar fotos. Tan solo hace falta colocar unas baldas estrechas.

Sin embargo, el verdadero potencial de los zócalos es la de adoptar infinitas formas. Hay que dejarse llevar por la imaginación. Así, un ejemplo original es el de colocar en distintas habitaciones pequeñas puertas en el zócalo. Incluso podrías pintar un diminuto ratón saliendo de la puerta. Si tienes hijos, no dejarán de maravillarse con este detalle.

3º. Rodapié de PVC

Si bien la mayoría de zócalos son de madera, los PVC son una gran elección. Este material posee grandes cualidades, tales como una buena y necesaria resistencia a los golpes, es ignífugo, aisla de la electricidad y absorbe las vibraciones que produce el sonido. Sin embargo, lo que más te debería interesar es que pueden ser policromados.

Es posible dotarle a tu rodapié de PVC de los colores del arco iris y otorgar vitalidad a cualquier habitación donde los instales. Si lo tuyo no es el multicolor, puedes optar por una sola tonalidad y no tienes que limitarte al rodapié blanco de toda la vida. Combinar su color con el de la pared es una opción o que ambos posean el mismo tono.

4º. Rodapié lacado

Otro material que utilizar en un zócalo es la cerámica. Quizás sea el más extraño, pero sus cualidades no desmerecen a ninguno de los materiales antes citados. Lacándolo podrás darle tanto color como al de PVC, incluso cabe la posibilidad de dibujar escenas. Además, está muy de moda dotar a este material de diferentes texturas.

Cada habitación puede tener un estilo propio y diferenciado del resto. Pueden imitar a la madera, al metal o la tela. Asimismo, con un rodapié lacado se pueden dar interesantes juegos de luz y sombra, efectos que le dan un aspecto único. También es posible utilizar piezas con volumen y dar un mayor relieve al rodapié.

5º. Rodapiés de metal

Uno de los estilos que lleva siendo tendencia unos años es el vintage. Consiste en la vuelta al pasado, a uno donde lo industrial lo dominaba todo. Esto se debe a que el estilo surge en almacenes y fábricas abandonadas durante los años 20 o 30 y que posteriormente fueron hogar de personas con pocos recursos económicos. Décadas después los interioristas buscan imitar ese pasado idealizado donde el metal, los muebles anticuados y objetos de la época son la clave.

Un zócalo de metal ofrece mucho a este estilo y no son pocos quienes lo eligen para colocarlo en su baño. Con un lavamanos industrial de porcelana le estás dando un aspecto similar al de una fábrica de época o al del hogar de un trabajador. Sin duda, es una manera distinta y original de darle una vuelta de tuerca al uso del zócalo.

6º. Rodapiés con iluminación

Sea cual sea el material que elijas, una gran opción es dotar al zócalo con iluminación. Debes saber que no es tan complicado como parece, ya que todo el cableado puede ir enmascarado por el propio rodapié. Es una opción sorprendente, práctica y elegante. Además, las bombillas LED casan muy bien con esta moderna solución. Un detalle que te interesará de estas bombillas es que poseen una vida útil de casi seis años, por lo que no deberás preocuparte por que se fundan a corto plazo.

Asimismo, son un toque de modernidad, elegancia y distinción. Colocadas en un pasillo, y sin otro tipo de iluminación, estarás otorgando al pasillo de un aire etéreo propio de la ciencia ficción.

Ya no habrá un zócalo aburrido

Espero que estas propuestas te hayan parecido interesantes. Elijas un rodapié de PVC, uno blanco de cualquier material lograrás un toque distintivo donde antes solo había monotonía. Además, la venta de rodapiés se realiza en múltiples tiendas.

El rodapié es un elemento que se ha mostrado muy receptivo a diferentes ideas y estilos de decoración. Por suerte, puedes encontrar rodapiés baratos y grandes ofertas. ¿A qué esperas para darle un giro a tu hogar?