Cómo limpiar puertas de madera

Cómo limpiar puertas de madera

La madera es uno de los materiales más preciados para el hogar. Está presente en mesas, sillas, estanterías y hasta en el suelo. En este artículo nos centraremos en las puertas, pues requieren de una serie de cuidados especiales para que estén siempre en perfecto estado y el paso del tiempo no las perjudique. A continuación, te explicamos como limpiar puertas de madera con una guía válida para las de interior y las de exterior.

Particularidades de las puertas de madera

Para empezar, hay que dejar claro que no es lo mismo una puerta interior (por ejemplo, la que divide la cocina del salón) que una exterior (la que da a la calle). En este último caso, estarán expuestas a las inclemencias del tiempo, al frío y al calor. Por ello, necesitarán mucho más cuidado que las demás.

De igual manera, son uno de los elementos del hogar que se limpian con menor frecuencia. Muchas veces las abrimos y cerramos sin prestar atención a su aspecto, por lo que no llegamos a darnos cuenta del polvo que acumulan. Además, pueden sufrir la aparición de hongos, especialmente en el caso de maderas coníferas y frondosas.

En último lugar, la humedad es otro de los grandes enemigos de la madera. En los baños, por ejemplo, es el único elemento que suele estar fabricado con este material, pues las paredes se recubren con azulejos. Como consecuencia, puede acabar hinchándose.

Puertas de madera sin barnizar

En esta sección, te explicaremos como limpiar puertas de madera sin barnizar.

1. Retirada del polvo

Los dos factores que más las ensucian diariamente son el contacto y el polvo. Por ello, es importante que elimines la fina capa de polvo que la recubre con un plumero o un paño de microfibra. Para ello, no emplees ningún producto, pues se trata de la fase preliminar.

2. Eliminación de huellas y manchas

Acto seguido, recurre al jabón y agua tibia para eliminar las manchas. Emplea paños que no sean de superficie dura, pues de lo contrario acabarás rayándola. Una vez hayas terminado, revisa que no hayas dejado ningún resto de jabón.

Si tienes predilección por los productos naturales, te recomendamos las siguientes alternativas:

- Amoniaco y agua: aplícalo con un paño siguiendo la dirección de las vetas.

- Vinagre blanco y aceite de oliva: añádelo a un paño de algodón y frota con suavidad.

3. Aplicación de brillo

Una vez que está limpia, es hora de devolverle el aspecto impecable que caracteriza a este material. Para ello, aplica un líquido abrillantador del mismo tono que esa madera. Si prefieres soluciones caseras, apuesta por vinagre, aceite de almendras o un encerado.

Puertas de madera barnizadas

A continuación, podrás conocer como limpiar puertas de madera barnizadas

1. Pre-limpieza

Utiliza un paño de microfibra o cualquier otro que sea muy suave para eliminar el polvo y cualquier resto de suciedad visible. Esto es muy parecido al de las puertas sin barnizar, pero con la diferencia de que debes tener más cuidado de no rayarla, ya que está cubierta por una capa de barniz. Esto es especialmente importante para el interior del hogar.

2. Repaso con un trapo

Después, haz uso de un paño humedecido con jabón neutro y una cucharada de vinagre (opcional) para repasar la madera. Así, la superficie quedará totalmente limpia y habrás eliminado hasta el mínimo resto de suciedad. Nuevamente, te aconsejamos tener más cuidado que con las no barnizadas, de modo que no elimines el barniz.

3. Secado

Puede que cuando hayas hecho los dos pasos anteriores sigas sin ver el brillo. No te preocupes, este no aparecerá hasta que no hayas realizado este último paso. Ahora, deberás usar el paño más suave que tengas. Seca toda su superficie en la dirección de las vetas. No te olvides de esto si se trata de puertas de exterior ya que, de volverse a ensuciar, quedará aún peor.

Productos para limpiar puertas de madera

En esta sección, explicaremos los remedios caseros más populares.

Amoniaco y agua

El punto fuerte del amoniaco es que elimina increíblemente bien la suciedad y las manchas. Asimismo, tiene un gran poder bactericida. Para usarlo, diluye un vaso de amoniaco en dos vasos de agua, empapando después un paño y aplicándolo con suavidad (siempre en dirección de las vetas). Recuerda que este producto puede ser peligroso para la piel, así que usa guantes.

Aceite de oliva y vinagre blanco

El vinagre blanco es potente para eliminar microbios, gérmenes y bacterias, mientras que el aceite de oliva hidrata y es idóneo para la limpieza de puertas de madera. Primero, mézclalos de forma enérgica en un recipiente de gran tamaño. Después, emplea un paño de algodón y pásalo por todas las superficies.

Jabón de manos y agua

Esta mezcla es idónea para evitar que la madera se reseque. Para ello, hay que mezclar jabón con gran cantidad de agua, aplicándolo después con suavidad. Esto debe llevarse a cabo cada poco tiempo, de manera que mantengas la madera siempre hidratada.

Clara de huevo y amoniaco

Este es un producto para limpiar puertas de madera ideal para cuando ya se ha resecado y quieres hidratarla. Mezcla los dos productos y, posteriormente, aplícalos con un paño humedecido. No te olvides de los cantos, pues también pueden resecarse.

¿Qué hacer si la puerta de madera se mancha?

En caso de que la superficie se haya manchado con algún líquido, lo principal es actuar lo más rápido posible. Si la mancha acaba de producirse, puedes utilizar un tapón de corcho (como el del vino) para absorber todo el líquido y, seguidamente, pasar un trapo para secarla.

Si, por el contrario, no has llegado a tiempo, empapa un paño con mayonesa y frota en círculos hasta que no quede ningún resto de la mancha. Como en el caso anterior, finaliza con un paño seco.

Ahora que ya sabes como limpiar puertas de madera, es hora de que utilices los remedios caseros que más te han llamado la atención para sacar brillo a tu hogar. Recuerda la importancia de utilizar guantes cuando vayas a emplear químicos agresivos y ventilar después la habitación.