Cómo limpiar puertas lacadas en blanco que amarillean

Cómo limpiar puertas lacadas en blanco que amarillean

Cómo limpiar puertas lacadas en blanco que amarillean es una pregunta para la que existen varias soluciones. El tiempo y el uso continuado puede que estén detrás de esta problemática, que tanto afea y desluce el blanco prístino que proporciona un lacado. En esta entrada me he propuesto ofrecerte algunos trucos y consejos parar limpiar puertas blancas. Sigue leyendo para descubrirlos.

Agua oxigenada para recuperar al lacado blanco

El agua oxigenada no solo sirve como tratamiento para heridas, sino que contribuirá a devolver un lacado blanco que se ha vuelto amarillento. Además, la vaselina será otro gran aliado en esta labor de mantenimiento. Para aplicarlas utiliza una bayeta limpia y que no suelte pelusa. Pásala con suavidad y deja que la mezcla se seque sobre el lacado. El blanco volverá a lucir como el primer día.

¿Qué no utilizar para limpiar puertas blancas?

A la hora de limpiar un lacado, y más si este es blanco, hay que prestarle atención cada día. Un plumero será la mejor opción en este caso, ya que no dejará huella alguna, eliminará el polvo que se vaya acumulando y no te resultará un gran esfuerzo. Sin embargo, hay objetos de limpieza que bajo ningún concepto debes usar. Si, por el motivo que sea, se ha producido una gran mancha, nunca utilices un estropajo. Rallarás la superficie o saltaras el lacado, lo que es mucho peor.

Los mejores productos de limpieza son aquellos que tengan una base de alcohol. Es mejor diluirlos en agua para rebajar su potencia y que, de esta manera, no lleguen a afectar a la puerta. Por descontado, no frotes con demasiada fuerza, la clave está en ser delicado, pero firme.

Por último, la acetona es el gran enemigo de la laca, ya que la disolverá y habrás tirado el dinero que te costó el tratamiento por la borda. Tampoco es necesario recurrir a blanqueadores de ningún tipo, ya que puede que no sea el mismo tono y puedan quedar zonas en distinto color. El objetivo es recuperar el tono original, no hacer un collage con diferentes tonos de blanco.

¿Cómo devolver a las puertas blancas amarillas el brillo perdido?

Para no llegar a limpiar la pintura blanca y luego reponerla, te recomiendo que utilices un paño con unas gotas de líquido lavavajillas. Solo tendrás que pasar el paño bien limpio y humedecido con el producto. Verás como a cada pasada el brillo vuelve a surgir y el tono amarillento desaparece.

Conclusión

Con estas indicaciones la pregunta de cómo limpiar puertas lacadas en blanco que amarillean queda respondidaLas puertas blancas amarillas no volverán a desentonar en tu hogar y podrás disfrutar tranquilamente del blanco sin mácula que solo un buen lacado puede ofrecer, pero no olvides limpiar la puerta a diario.