Claves de la decoración nórdica que hay que conocer

Claves de la decoración nórdica que hay que conocer

La decoración nórdica ha marcado tendencia en los últimos años, pero lo que igual no sabes es que no se trata de nada nuevo. En realidad esta corriente decorativa surgió a principios del siglo XX en los países del norte de Europa (de ahí su nombre), pero poco a poco se ha ido haciendo un hueco en tierras más cálidas. Actualmente es una de las formas de decoración que más gustan, por eso te vamos a contar más sobre ella.

Claves para llevar el estilo nórdico a tu casa

Colores claros

En lugares como Dinamarca o Noruega no tienen la suerte de contar con muchas horas de sol al día, por lo que buscan que sus hogares sean lo más luminosos posible. Precisamente por ello, el estilo nórdico apuesta siempre por los colores claros, principalmente el blanco, aunque también hay espacio para el beige y el gris claro.

Dar protagonismo a la naturaleza

La madera natural es esencial en una casa que busca un estilo nórdico. Puede estar presente en el suelo, en la encimera de la cocina, en los muebles… Pero existen otras formas de llevar la naturaleza a casa. La más sencilla es contar siempre con plantas naturales.

Telas naturales

Una de las grandes señas de identidad de este estilo decorativo que estamos analizando es que todo resulta muy natural. Por eso, a la hora de elegir los textiles (cortinas, cojines, etc.) también es aconsejable elegir materiales naturales como el lino o el algodón.

Muebles sencillos

Nada de meter en casa complicados muebles. En este caso es mejor optar por muebles que sean lo más sencillos posible, con líneas rectas y depuradas. Se busca el minimalismo pero sin renunciar a la funcionalidad.

Motivos geométricos

A pesar de ser un estilo sobrio también hay espacio para romper la monotonía y nada mejor que hacerlo con un estampado de motivos geométricos. Una alfombra con diseños geométricos puede ser el mejor complemento para hacer destacar un salón con decoración nórdica.

¿Qué complementos no pueden faltar en una vivienda decorada al estilo nórdico?

Los complementos son imprescindibles dentro de este estilo decorativo. De hecho, en la mayoría de las ocasiones son los que aportan verdadero encanto a las estancias. Si antes hemos señalado que no te pueden faltar plantas naturales, lo que tampoco puede estar ausente en tu casa si buscas darle un aspecto más nórdico son las velas.

Huye de las velas de colores y apuesta por diseños sencillos y en color blanco. Puedes crear diferentes combinaciones e incluso usarlas de forma individual para aportar algo más de volumen y altura al contenido una estantería.

Una de las grandes ventajas de este estilo de decoración es que huye de los excesos, por lo que no vas a tener que hacer una gran inversión en complementos. Además de las plantas y las velas, debes incluir en tu lista de compras obligatorias algún elemento de latón o cobre: centros de mesa, pequeñas esculturas, etc.

Objetos fuera de lugar

Hay otra seña de identidad del estilo nórdico a la que no hemos hecho referencia hasta ahora, y no lo hemos hecho porque merece mención aparte. Se trata del uso de objetos con una finalidad diferente a la que suele ser habitual para ellos.

Seguro que en alguna casa decorada con este estilo has visto unas viejas maletas haciendo de mesita auxiliar o una silla sustituyendo a una mesilla de noche. Esto se debe a que los nórdicos son muy prácticos y les encanta reciclar.

La descontextualización de piezas te permite echar a volar tu imaginación y convertir tu hogar en algo verdaderamente único.

¿Cómo empezar a diseñar un hogar nórdico?

Si vas a cambiar toda tu casa, o solo algunas estancias para que tengan un aspecto más nórdico, debes empezar por la pintura. Se acabó pasar horas y horas pensando en qué color escoger: elige el blanco.

Los colores fuertes han estado tan de moda en los últimos años que seguramente te sorprenderá lo luminosa que puede ser tu casa si pintas paredes y techos de blanco.

A continuación tienes que hacer la elección de los muebles. En este caso debes definir primero el uso que vas a dar a cada espacio y tomar medidas para poder elegir bien los enseres que vas a poner.

Una vez que ya tengas cada mueble en su sitio correspondiente es entonces cuando puedes empezar a elegir complementos. Comenzar por los textiles te ayudará a ir aportándole algo de color a la estancia.

Si quieres un estilo nórdico puro escoge colores lo más naturales posible. Lo bueno de ellos es que combinan muy bien tanto entre ellos como con otros tonos más fuertes, por lo que seguro que no te vas a equivocar.

En última instancia, añade tu toque personal con esos pequeños complementos que ayudan a convertir una casa en un hogar: cuadros, velas, libros y otros objetos personales, pero sin abusar, recuerda que debes buscar un cierto minimalismo.

Combinación de estilos

Hay personas para las que el estilo nórdico puede resultar algo frío, pero esto no debe ser un problema. No hay nada más divertido dentro del mundo de la decoración que combinar estilos.

Si no quieres una casa tan sobria, prueba a aplicar las bases del estilo nórdico y combinarlas con otros estilos. Por ejemplo, en lugar de elegir unas cortinas en colores neutros apuesta por unas de un color intenso. O atrévete con cojines con estampados llamativos.

Convierte tu casa en un hogar

Algo que debes tener en cuenta al decorar tu casa es que, por muy de moda que estén ciertos estilos, lo importante es que tú te sientas cómodo o cómoda en ella. El salón de tu casa puede estar inspirado en otro que hayas visto en una revista o en una red social, pero no debe ser un salón de “revista”, sino un espacio para compartir y para vivirlo.

Dale tu propio toque personal a la decoración nórdica y ya verás como consigues unos resultados espectaculares. Una casa bonita, cómoda, sencilla y que refleja tu personalidad.