Soluciones prácticas para ganar espacio, Puertas Correderas

Soluciones prácticas para ganar espacio, Puertas Correderas

Ganar espacio con las puertas correderas es algo al alcance de todo el mundo y un mandamiento para quien vive en unos pocos metros cuadrados. Son la solución a diferentes problemas y, como ya te habrás imaginado, resulta ser una opción muy práctica en cualquier estancia donde se instalen.

Correderas a la vista, las puertas sin obra

Los tipos de puertas correderas que puedes encontrar son dos: las que no necesitan obras y las que sí. Las correderas que permanecen a la vista no necesitan de obra, esto es que no van a requerir de tirar abajo un tabique para su instalación. Son puertas en las que puedes ver cómo la hoja se desliza con gran armonía y sencillez a lo largo de la pared.

Las soluciones que ofrecen son varias. Pueden ser la puerta que estabas buscando para conseguir unos metros más en el baño o para lograr dividir una estancia en dos partes diferenciadas. En Japón estas puertas llevan usándose siglos y con ellas se crean diferentes compartimentos en un edificio sin apenas tabiques.

Este tipo es perfecto para crear un recibidor justo tras la puerta de entrada o para separar la casa del jardín. Además, en este caso son una solución perfecta y muy estética, ya que pueden ser abiertas con facilidad y permitir la entrada y salida continua sin problemas.

Correderas ocultas, las puertas con obra

Si bien las puertas sin obra ofrecen algunas soluciones, las que requieren obra para instalarlas también encuentran su hueco en el hogar. Para colocarlas será necesario retirar tabiques y disponer una estructura que oculte la puerta. En función del hueco podrás instalar una o varias hojas. Es la solución para el acceso a un gran salón desde la cocina. Estas puertas se cerrarán y abrirán con facilidad, algo muy necesario en estos casos.

También pueden ser la puerta de acceso a cualquier habitación de la casa. Sea la entrada a tu cuarto o al baño, una puerta corredera ofrece soluciones que ahorran el espacio y aportan una estética única. Apenas se verán y las visitas se sorprenderán cuando descubran qué habitación se esconde tras la puerta. Sin duda son una elección que se sale de lo común y que admite diferentes decoraciones. Una que triunfa son las puertas correderas estilo granero. Muy recomendables.

Además, las puertas con obra ofrecen una solución para crear divisiones limpias entre espacio. No verás la puerta en ningún momento, ya que estará oculta tras un falso tabique de pladur. Las habitaciones parecerán no tener límites mientras estén abiertas las puertas, algo que dará una visual de amplitud y hará que una casa pequeña resulte más grande, aunque tan solo lo sea en apariencia.

Soluciones para problemas de espacio

Ganar espacio con las puertas correderas es posible. Optes por una que requiera obra o no, estarás contando con un tipo de puerta que ofrece grandes posibilidades. Ahorrarás espacio, podrás crear nuevas habitaciones y las divisiones serán más limpias de lo que nunca lo fueron. Con estas puertas de interior estás acertando.