Consejos para acertar en la compra de los colchones de tu casa

Consejos para acertar en la compra de los colchones de tu casa

Consejos para acertar en la compra de los colchones

Elegir el colchón más adecuado es imprescindible para dormir bien y ganar calidad de vida. Actualmente la oferta de colchones que puedes encontrar en el mercado es tan amplia que a veces te será difícil saber cuál es el que más te conviene. Debes tener en cuenta algunos factores, como la postura que adoptas para dormir, tu peso o si el colchón es compartido.

Te ofrecemos una guía para ayudarte a elegir el más adecuado, según tus necesidades, gustos y presupuesto.

Tipos de colchones según la composición de su núcleo

El núcleo es el que va a determinar el grado de firmeza del colchón. Por tanto, según tus gustos, debes elegir uno de estos tipos.

Colchones de muelles

El colchón de muelles ha sufrido durante los últimos años un desarrollo tecnológico que lo ha posicionado como una alternativa válida a los modelos más modernos. Se caracteriza por la rápida recuperación después de su uso y por ser muy transpirable. Al no absorber la humedad es muy recomendable para personas calurosas y que sudan durante la noche. Lo puedes encontrar de tres tipos: de hilo continuo, de muelles embolsados y bicónicos.

La diferencia fundamental entre ellos estriba en el entramado de los muelles, único en el caso de los colchones de hilo continuo. Por eso este tipo de colchón es adecuado para uso individual.

Si estás buscando un colchón que será utilizado por dos personas te recomendamos el de muelles embolsados, que mantienen la firmeza del colchón de forma independiente. Por último, el de muelles bicónicos se sitúa en un punto intermedio entre los dos anteriores, con muelles individuales ligados a una única estructura.

Los de hilo continuo son los más baratos, seguidos de los bicónicos y los de muelles embolsados.

Colchones de espuma y viscoelasticos

Los primeros son los más baratos del mercado y están fabricados con espuma de poliuretano. Tienen poca firmeza en general, aunque también los puedes encontrar con una espuma de densidad alta, que ofrece mayor resistencia a la presión. No son transpirables, por lo que acumulan polvo y ácaros que pueden resultar nocivos para la salud. Estos colchones, igual que los hinchables, solo debes elegirlos para camas que se utilicen en ocasiones determinadas, como en el caso de camas plegables.

Entre los de espuma, y en una categoría superior, están los viscoelasticos, que tienen mayor firmeza. Son más caros que los anteriores y se recomiendan para personas encamadas ​ debido a la alta adaptabilidad de la espuma, que les confiere propiedades antiescaras.

Colchones de látex

Están fabricados en látex natural o sintético con una alta densidad. Presentan las ventajas de adaptación a la forma del cuerpo sin perder la firmeza, por lo que son ideales si te mueves mucho en la cama. Como desventaja principal está el peso y el precio, que es más elevado que otros tipos de colchón.

Los colchones de látex se recomiendan a personas alérgicas a los ácaros, ya que no tienen burbujas en el interior y por lo tanto no acumulan polvo ni otros elementos alérgenos.

Elegir el tapizado

El tapizado también es importante a la hora de elegir el colchón. Debes notar que el tacto sea agradable pero resistente al mismo tiempo. Si tienes problemas de alergia puedes elegir un modelo con un tratamiento específico hipoalergénico. También lo puedes adquirir con tapizado antihumedad, muy indicado si tienes una alta transpiración durante la noche.

La base, el complemento perfecto

Para conseguir un descanso completo debes comprar una base que complemente el tipo de colchón que has elegido. Existen diferentes tipos de bases según la firmeza que estés buscando y otras prestaciones adicionales, como el espacio de almacenaje.

Bases tapizadas

Son muy estéticas y realizan la función de soporte del colchón, pero sin aportar flexibilidad.

Arcón almacenaje

Igual que en el caso anterior el arcón es una base rígida con la ventaja de ofrecer un espacio de almacenaje amplio.

Somier

Proporciona flexibilidad al conjunto, por lo que solo debes combinarlo con colchones de firmeza adecuada. Puedes elegirlo fijo o articulado.

Las mejores marcas del mercado:

Todos los años la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) publica su ranking con los mejores colchones del mercado elegidos entre diferentes marcas. Para este estudio se analizan las diversas partes del colchón, los materiales utilizados en la fabricación y la satisfacción de los usuarios.

Se analiza el comportamiento de los productos en distintas condiciones y su respuesta a la firmeza, durabilidad, independencia de lechos, transpirabilidad, aislamiento y adaptabilidad.

En el año 2018 han sido elegidos como los mejores los que te presentamos a continuación.

Emma Colchón

Obtiene la mejor calificación en durabilidad e independencia de lados para colchones dobles. También presenta una buena adaptabilidad y absorción del sudor. Está formado por 7 capas de espuma y un tapizado de 98 % de poliéster y 2 % de elastano.

Los precios orientativos para este colchón son:

  • - 90 x 200: 459 €
  • - 135 x 200: 549 €
  • - 150 x 200: 649 €

LoMonaco Criolátex Eco10

Presenta una alta independencia de lechos, para colchones dobles, y un alto nivel de disipación de humedad, fundamental para controlar la temperatura durante el sueño. La mejor puntuación de este colchón se alcanza en la durabilidad.

Los precios orientativos que puedes encontrar para este colchón:

  • - 90 x 190: 712 €
  • - 135x190: 1080 €
  • - 150 x 190: 1459 €

Dormity Sport Fit

Este colchón está formado por nueve capas internas de espuma que le confieren una firmeza media. El exterior es textil con un tratamiento Nanobionic y viene provisto de cuatro asas para una mejor manipulación. Tiene una gran adaptabilidad. Está especialmente pensado para deportistas aficionados y profesionales, ya que sus perfilados proporcionan el soporte ergonómico adecuado.

Los precios aproximados que puedes encontrar en el mercado son estos:

  • - 90 x 190: 510 €
  • - 135 x 200: 611 €
  • - 150 x 190: 679 €

Simba Hybrid Classic

Es un colchón muy cómodo sea cual sea el patrón de tu sueño. Está formado por un sistema combinado de 2500 muelles cónicos recubierto de espuma viscoelástica. La OCU lo ha considerado como el mejor colchón de muelles combinados del mercado en el año 2018.

Puedes encontrar un colchón Simba Hybrid Classic por estos precios aproximadamente:

  • - 90 x 190: 499 €
  • - 135 x 200: 629 €
  • - 150 x 190: 815 €

Sonpura Gaudí

Un colchón de muelles ensacados de gran calidad que te aportará una perfecta ventilación mientras duermes. El núcleo se encuentra reforzado con espuma viscoelástica de 1 cm de grosor y fibra antialérgica.

Está concebido para personas con más de cien kilos, por eso viene provisto con un número de muelles superior a los tradicionales. Es de firmeza baja y proporciona un gran confort.

Estos son los precios que puedes encontrar en el mercado:

  • - 90 x 190: 528 €
  • - 135 x 200: 704 €
  • - 150 x 190: 788 €

Cómo elegir la medida adecuada del colchón

Elegir la medida adecuada también es una cuestión importante cuando compres un colchón nuevo. Dependiendo de tu forma de dormir y tus circunstancias personales puedes elegir entre una amplia gama de medidas, tanto de ancho como de largo.

Colchones individuales

Suelen tener 90 cm de ancho y 180 de largo. Se colocan normalmente en las camas infantiles hasta que los niños llegan a la adolescencia. Los colchones plegables90x190 son muy utilizados en las habitaciones de invitados.

Cuando los niños crezcan podrás cambiar a los de medidas 90 x 200, dependiendo de la altura. Si la habitación de tus hijos es espaciosa también puedes colocar medidas de 100 x 200, para que estén más cómodos.

Colchones dobles

Los clásicos de matrimonio tienen 135 cm de ancho por 190 de largo. Son los más utilizados por las parejas que no disponen de muchos metros útiles. Actualmente han dejado paso a los colchones más anchos, de 150, 160 y hasta 180 cm, donde cada uno tiene más espacio para descansar.

Estas medidas también son más adecuadas si tienes niños pequeños que vienen a tu cama con frecuencia o te gusta dormir junto a tus mascotas. Para que un colchón de 150 cm quede holgado en la habitación esta debe tener, como mínimo, nueve metros cuadrados. Si prefieres un colchón de 180 o 200 cm de largo, tu habitación debe tener más de catorce metros cuadrados. De lo contrario quedará muy ajustado al espacio.

Conformar una cama doble

Formar una cama doble a partir de dos colchones individuales es una opción muy utilizada. La hemos visto tradicionalmente en los hoteles, donde una habitación doble está formada, en muchos casos, por dos camas de 90 cm. Esta alternativa es muy recomendable en el caso de personas que duermen juntas, pero que tienen gustos diferentes. Por ejemplo, en el caso de que uno sea muy caluroso o se mueva continuamente en la cama, molestando continuamente a su pareja. Esta opción permite elegir a cada uno su propio colchón y la ropa de cama más adecuada.

Garantía de los colchones

Además de los precios de cada modelo y de la comparación que hagas de ellos, es importante que compruebes las garantías que te ofrecen el fabricante y el distribuidor. De esta forma, podrás evaluar la relación calidad/precio del colchón y decidir si es realmente conveniente.

Aunque puedas encontrar colchones muy baratos en el mercado debes tener en cuenta que un buen colchón puede durar varios años sin deformarse y manteniendo todas sus características. Los productos que no tienen calidad y no ofrecen garantías de uso a la larga te van a resultar más caros y pueden afectar a tu descanso diario.

Para comprar un colchón con tranquilidad debes asegurarte de que tiene, al menos, dos años de garantía. Durante ese tiempo aparecerán los defectos de fabricación, si los hubiese. Hay algunas tiendas que aumentan esta garantía hasta los diez años, lo que significa que están seguros de la calidad que te están ofreciendo.

¿Qué cubre la garantía del colchón?

La garantía cubre los defectos de fabricación que tenga el colchón, es decir, defectos físicos que se aprecien con el uso. El más común suele ser el hundimiento anormal y en un espacio corto de tiempo. La normativa europea establece como normal la pérdida de un 10 % de altura cuando se ha utilizado durante varias horas.

La garantía también cubre los muelles que se hayan roto y que sobresalgan de la envoltura, las costuras del colchón y la rotura de la espuma, siempre que no sea por mal uso. Si observas cualquier anomalía en tu colchón, lo mejor es que contactes con el vendedor o con el fabricante, para saber si la garantía te cubre el defecto.

Factores que anulan la garantía de tu colchón

Hay algunas cosas que debes evitar para que la garantía de tu colchón permanezca vigente el tiempo establecido.

  • - No quites la etiqueta En ellas está contenida la información relativa a su composición y al fabricante. Normalmente en la propia etiqueta figura la recomendación de no quitarla ya que eso anularía la garantía inmediatamente. Con la etiqueta puedes reclamar al fabricante, de otra forma será imposible.
  • - Evita las manchas en el colchón Las manchas anulan automáticamente la garantía, aunque el problema que estés reclamando no tenga nada que ver. Así, puedes tener un muelle roto, un hundimiento anormal o una esquina deformada; si el colchón está manchado, no podrás hacer uso de la garantía. Esto se debe a que los líquidos que producen las manchas pueden contribuir al deterioro del sistema. Para evitar las manchas lo mejor es que utilices un protector durante el tiempo que dure la garantía. Incluso después, un protector es la forma de mantener tu colchón en perfectas condiciones, evitando que se moje con la sudoración o con algún otro tipo de líquido.
  • - Elige correctamente la base Por muy bueno que sea tu colchón si no tienes la base adecuada no estarás disfrutando de todas sus cualidades. Y, además, se puede deformar, y esto anularía la garantía. No coloques un colchón sobre un somier antiguo, hazlo sobre una base tapizada o un somier con láminas. También puedes utilizar un arcón o un somier con patas, pero siempre asegurándote de proporcionar una superficie sólida para que el colchón no se deteriore.

Si te preocupa tu descanso y el de tu familia, lo mejor es que acudas a un centro especializado para que te asesoren adecuadamente sobre los tipos y modelos de colchones que necesitas. Dependiendo de tu ritmo de vida y tu presupuesto, podrás elegir la mejor opción de entre todos los disponibles.