¿Cómo decorar la habitación de un bebé?

¿Cómo decorar la habitación de un bebé?

¿Cómo decorar la habitación de un bebé? Es una pregunta que puede llegar a atormentar a algunos padres. Los meses van pasando, primero muy despacio para acelerar al final, y es necesario tener preparado hasta el último detalle. La habitación del nuevo inquilino deberá estar preparada con todo lo que vaya a necesitar, pero liarse con estas preparaciones es muy sencillo.

Nada como contar con un poco de ayuda en este caso, ¿verdad? Además, no basta con colocar los muebles adecuados, la decoración de la habitación es un apartado al que prestarle atención. Si aún no te decides y buscas ayuda, has llegado al blog adecuado. Sigue leyendo y encontrarás consejos útiles para decorar la habitación de tu bebé.

1º. Los colores importan

En este aspecto vas a tener que dejar apartados tus gustos personales, créeme, elegir uno u otro y su intensidad repercutirá en el bebé. Los colores afectan al estado del ánimo de las personas y los peques de la casa lo van a notar también. A esto se le llama psicología del color, un campo que trata de estudiar el impacto de estos en la percepción y estado de ánimo humano.

De esta manera, te recomiendo que evites colores como el rojo o el amarillo. El primero aporta vitalidad y estimula la actividad. En cuanto al amarillo, los tonos más brillantes pueden hacer llorar a un bebé, son demasiado estridentes para unos ojos tan sensibles. Aunque un amarillo claro promueve la actividad intelectual y se utiliza en centros donde se trabaja con niños con problemas de desarrollo.

Teniendo en cuenta estos factores, colores como el azul claro o el rosa son grandes opciones. Sin embargo, no te limites a la clásica dicotomía rosa para las niñas y azul para los niños, los tiempos han cambiado y las variantes pastel de ambos tonos contribuyen a relajar el ambiente de una habitación.

2º. Ten en cuenta que van a crecer muy rápido

Esto no es un decir. El tiempo vuela y el bebé seguirá su desarrollo físico y mental. Rápidamente se irá formando una personalidad y unos gustos que pueden entrar en conflicto con la decoración reinante. Lo mejor que puedes hacer es no recargarla con motivos para bebés. Por ejemplo, estrellas, corazones o nubes se van a quedar obsoletas en poco tiempo.

Por descontado, no trates de imponer tus gustos al pequeño. Este debe desarrollarse con cierta independencia que le permita descubrir el mundo. Cuantas más posibilidades tenga, mejor, así que deshecha la idea de pintar un mural con personajes de Transformers o tu serie favorita de la infancia en la habitación del peque.

Además, el mobiliario debe poder adaptarse al crecimiento. Si la cuna puede convertirse en su primera cama, estarás ahorrando dinero y alargando la vida útil del mueble. Así, cuando empiece a caminar no tendrá problemas para alcanzarla y salir con total libertad. El resto de mobiliario debería cumplir con esta norma. Armarios, cajoneras y demás deben encajar en el futuro del niño. Por descontado, no escatimes en su comodidad.

3º. Los textiles

Los textiles visibles son elementos muy a tener en cuenta en la decoración de la habitación. Alfombras, cortinas y la ropa de cuna son los más destacados. Para empezar, las cortinas pueden llegar a atrapar gran parte de la luz entrante y no vas a querer que tu hijo pase el día en penumbra. Te recomiendo unas que sean translúcidas, pero que no resten privacidad. Hay una gran variedad de diseños y formatos, aunque recuerda pensar en el futuro y el crecimiento del bebé para no tener que cambiarlo cada cierto tiempo.

Las alfombras dan mucho juego, ya que aportan calidez a la estancia y son un buen área de juegos. Si cuenta con diferentes texturas, estarás ofreciendo al bebé un nuevo mundo que explorar y descubrir. Se pasará horas enredando en la alfombra, sobre todo si cuenta con algunos juguetes, y no prestará atención a otra cosa.

Por último, la ropa de cama es un elemento diferenciador y muy útil. Esta va a cambiar a lo largo del año, pero puede mantener unos mismos patrones decorativos. Colores claros vuelven a ser una gran idea, los cojines aportan seguridad y son un gran elemento decorativo y los elementos accesorios, como son los bolsilleros, también entran en el apartado decorativo.

La decoración para los más pequeños

Estos son solo unos pequeños consejos, ya que hay una amplia variedad de detalles a cubrir. Sin embargo, te recuerdo utilizar colores que no sean chillones, pero no caigas en los tonos excesivamente claros o desgastados, la idea es que la habitación resulte acogedora.

Además, los muebles deben ir en consonancia con el crecimiento del bebé y los textiles son un gran elemento para crear un mundo de descubrimientos que estimule al pequeño. Así, la pregunta de como decorar la habitacion de un bebé ya tiene una respuesta.