Qué tipo de puerta de entrada necesitas para tu hogar

Qué tipo de puerta de entrada necesitas para tu hogar

La elección del tipo de puerta puede llegar a ser esencial para la seguridad de tu hogar.

La elección de una puerta adecuada puede llegar a ser decisiva para evitar cualquier tipo de robo o intento de asalto en tu vivienda. Contar con la mayor seguridad y protección posible te ayudarán a vivir de una forma más tranquila, sin sobresaltos y sin sorpresas desagradables.

El año pasado, se produjeron en España más de 80.000 robos en viviendas, en los que, según los expertos, en el 90% de los casos, los ladrones entraron a la casa forzando la cerradura de la puerta principal.

Incluso hemos podido ver cómo han asaltado lujosas viviendas con grandes controles de seguridad, como las de algunos futbolistas o cantantes de nuestro país, pasando por alto cualquier sistema de protección doméstico.

Aunque según los estudios realizados en los últimos años, la mayoría de los robos se producen en domicilios convencionales y casas unifamiliares, y el modus operandi suele ser el mismo. Los ladrones entran en un bloque de viviendas o en una zona residencial y, sin hacer ningún ruido, desvalijan varias casas en un tiempo récord. Por lo que, sus ocupantes, no suelen darse cuenta del robo hasta varias horas después.

En cualquier caso, los ladrones suelen acechar y estudiar a sus víctimas para poder llevar a cabo sus robos de la forma más rápida posible y, en numerosas ocasiones, consiguen averiguar dónde se encuentran los puntos más importantes, como cajas fuertes o cajones ocultos. Son capaces de encontrar tus joyas más preciadas o llevarse miles de euros en cuestión de minutos, además de atemorizar y poner en peligro a tu familia.

Métodos más utilizados por los ladrones

El bumping, también conocido como ramping, es una de las técnicas más novedosas utilizadas por los ladrones para las cerraduras comunes, ya que puede abrir una puerta de forma muy sencilla y en menos de un minuto, sin hacer ruido ni apalancar ni taladrar.

Solo se necesita una llave previamente manipulada que se introducirá en el cilindro de la cerradura. Una vez introducida la llave se golpea para mover los pistones del cilindro haciendo que salten simultáneamente permitiendo abrir la puerta. Además de la rapidez con la que llevan a cabo esta táctica, a la hora de presentar una denuncia por robo puede pasar desapercibida, ya que no daña la cerradura.

Otro de los métodos más comunes es el de la ganzúa, y se utiliza en cerradoras un poco más complejas, que cuentan con sistemas anti-bumping. Esta también es una forma rápida y sencilla de abrir una cerradura, no deja ningún rastro y tampoco provoca ruido que alerte a los vecinos.

Con esta técnica, los ladrones utilizan un hilo de lana que introducen en el bombín de la cerradura. Con él manipulan los pernos interiores, simulando el movimiento de la llave y haciendo que salten los pistones. Después de unos pocos segundos conseguirán abrir la puerta y asaltar la vivienda.

La rotura del medio cilindro exterior es otra fórmula para conseguir desbloquear la puerta de una casa. Con una llave de fontanería torsiona el bombillo hasta partirlo, una vez roto se extrae el cilindro exterior con la ayuda de un destornillador y, simplemente, se giran los pestillos hasta abrir la puerta.

Como ves, existen múltiples técnicas utilizadas por los ladrones para abrir toda clase de cerraduras y puertas. Normalmente, los atracadores suelen estudiar bien a sus víctimas, y asaltan viviendas con puertas sencillas, incluyendo las puertas blindadas, y que no tienen ningún sistema de seguridad.

Por eso, te recomendamos maximizar la seguridad de tu hogar y la protección de tu familia con la instalación de una puerta acorazada adecuada para tu vivienda. Que cuente con doble escudo de seguridad, cilindros y bombines de alta calidad, y que os proteja contra técnicas de robo como el bumping o la ganzúa.

¿Qué debes hacer para evitar robos en tu casa?

Como ya hemos comentado, para evitar que los atracadores entren en tu casa utilizando cualquiera de estas técnicas la mejor opción es instalar una puerta acorazada en la entrada de tu vivienda.

Gracias a su estructura de acero recubierta por láminas de madera, la convierte en una puerta imposible de manipular por ninguno de los métodos que hemos visto anteriormente. Tanto el bumping como la ganzúa serán imposibles de realizar en este tipo de puertas, y otros como el taladro provocarán un gran ruido que ahuyentará de inmediato a los ladrones.

Además de la puerta en sí, deberás asegurarte de que los componentes internos también son de la máxima calidad y aportan una seguridad total a la entrada de tu hogar.

Si has construido tu nueva casa, estás de reforma o simplemente quieres aumentar la seguridad de tu hogar, nuestros expertos te asesorarán desde el primer momento para ayudarte a elegir la puerta acorazada que más se ajusta a las necesidades de tu familia.

Descubre las diferentes opciones de seguridad de nuestras puertas de seguridad acorazadas y descansa plácidamente cada noche.

Fabricamos puertas de seguridad acorazadas para pisos y chalets, tanto de uso exterior como interior, puertas para trasteros o de uso profesional.

Factores importantes para definir el grado de seguridad

A pesar de los diferentes precios de puertas acorazadas que existen y los grados de seguridad que estas ofrecen, no todas serán adecuadas para tu casa ya que la seguridad no solo dependerá de la puerta principal de tu vivienda sino de todo lo que la rodea. Para elegir el grado de seguridad es necesario tener en cuenta varios factores, como la zona en la que vives, el tipo de vivienda y de edificio, el número de vecinos y si existen, o no, antecedentes de robo en el barrio.

La zona en la que se encuentra tu casa es importante para protegerla. El nivel adquisitivo del barrio en el que vives es un indicativo para los ladrones. Las zonas residenciales de clase alta con las más jugosas para los atracadores ya que son las que ofrecen un mayor botín. Aunque suelen estar más protegidas y pueden ser más difíciles de asaltar, muchas de estas casas no cuentan con una puerta de seguridad adecuada.

Por otra parte, las viviendas de clase media-alta pueden parecer menos atractivas, pero, normalmente, son la primera opción para los cacos debido a que la mayoría utilizan puertas blindadas, que son las favoritas de los ladrones, y aunque la recompensa pueda parecer menor pueden llegar a desvalijar varias viviendas en un mismo asalto.

Las viviendas de clase baja tampoco se libran de los robos habituales, ya que, aunque puedan tener menos objetos de valor en su interior, sus puertas son las más fáciles de abatir, y pueden asaltar toda la planta de un mismo edificio en cuestión de minutos.

El tipo de vivienda en la que resides también es indispensable para decidir el grado de seguridad que necesitarás para tu puerta principal. Las diferentes clases de viviendas, dan muchas pistas a los atracadores de cuánto tiempo tienen para asaltar y del modus operandi que deben seguir. Tanto si vives en una casa unifamiliar como si vives en un edificio de varias viviendas por planta, los ladrones, sabrán qué métodos utilizar en cada caso.

La afluencia de vecinos es un indicativo de las personas que viven cerca de ti, algo que los ladrones pueden utilizar en su beneficio. Puesto que realizan un estudio exhaustivo de sus víctimas, estos sabrán el riesgo que corren de ser descubiertos por algún vecino.

Si la entrada y salida de vecinos es frecuente a lo largo del día y de la noche, los ladrones tendrán menos opciones de robar en tu casa. Sin embargo, si el trasiego de vecinos es ocasional, o se reduce a unas horas concretas del día, como mañana, tarde o noche, estos podrán encontrar el momento perfecto para asaltar la vivienda elegida.

En el caso de que vivas en una zona residencial que tus vecinos utilizan como segunda residencia, un lugar donde solo acuden en sus vacaciones, debes saber que este es un blanco perfecto para los atracadores. Los barrios residenciales con poca afluencia de personas son perfectos, por la facilidad y la tranquilidad con la que estos delincuentes pueden llevar a cabo sus robos.

Los antecedentes de robo en la zona en la que se encuentra tu vivienda pueden afectar directamente a la seguridad de tu hogar. Si se han producido robos o intentos de robo en alguna ocasión es posible que haya aumentado la seguridad de tu barrio, pero puede no ser suficiente. Sabes que en cualquier momento pueden volver a asaltar alguna de las casas de tu barrio, y esta vez puede ser la tuya.

Si no existen antecedentes de robo, tu barrio podría parecer más tranquilo, pero no significa que esto sea así. En estos casos, muchas personas creen que no están expuestos al ataque de un ladrón, pero lo cierto es que todos lo estamos y que, en cualquier momento, podrías sufrir un robo en tu propia casa, sea cual sea la zona en la que vives, tu tipo de vivienda o los antecedentes que existan.

Por eso, teniendo en cuenta todos estos factores, te aconsejamos que instales una puerta de seguridad acorazada en tu hogar y te protejas correctamente para evitar cualquier intento de robo.

¿Sabes ya cuál es el tipo de puerta que necesitas? Contacta con nosotros y te ayudaremos a elegir la mejor opción acorde con tus necesidades y tu presupuesto. Además, podrás conseguir una puerta acorazada precio ganga y ahorrar en la instalación.