ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent

Fabricación, Diseño e Innovación para tu Hogar

¿Quieres un presuesto?

969 208 152 - 630 857 914

Aislar un inmueble como medida de eficiencia energética

  • 16 / noviembre / 2020
  • 8'
Aislar un inmueble como medida de eficiencia energética

Aislar un inmueble es una de las mejores medidas que se pueden tomar de cara a conseguir una óptima eficiencia energética. Cada vez son más los clientes que demandan este tipo de servicio para sus viviendas, naves industriales o locales comerciales, ya que es la mejor forma de ahorrar en el suministro eléctrico mes a mes. En Brico-Valera somos especialistas en todo tipo de soluciones para conseguir un aislamiento de primera calidad, ya que el gran equipo que tenemos, así como la experiencia con la que contamos nos han convertido en un referente.

Obtención del certificado energético

Antes de evaluar si el inmueble precisa de un mayor aislamiento, es necesario que obtengas el certificado energético de este. Se trata de un documento oficial que indica de forma detallada cuál es el grado de eficiencia energética de la vivienda o del local. El certificado se presenta en una escala de siete letras, desde la ''A'' hasta la ''G'', siendo la primera muy eficiente y la última la de menor grado.

 

Este documento es obligatorio desde el 1 de junio de 2013 para todos aquellos inmuebles que se vendan o se alquilen. Es decir, cuando vayas a transmitir este inmueble tienes que presentar dicho documento obligatoriamente. En este sentido, es importante destacar que hay una serie de excepciones en la obligatoriedad: edificios con una superficie inferior a 50 metros cuadrados, templos religiosos, monumentos, etc.

¿Cómo se obtiene?

En primer lugar, tienes que buscar a un certificador autorizado en la zona en la que se ubica el inmueble, para que vaya a realizar una visita. El técnico realizará un análisis (medidas, revisión de materiales e inspección de los sistemas de calefacción y refrigeración) de todo el inmueble antes de emitir el correspondiente informe. Una vez tenga los datos, los introducirá en un programa informático que aportará la calificación energética correspondiente. En el informe que te faciliten se incluye una serie de posibles recomendaciones para mejorar la calificación energética que ha obtenido tu hogar.

 

En segundo y último lugar, hay que registrar el certificado obtenido en el organismo público correspondiente según la comunidad autónoma, para que verifiquen que todo es correcto. La presentación del documento la puedes realizar tú mismo, aunque la mayoría de técnicos se ofrecen a hacer ese trabajo. Una vez que esté presentado y registrado, el organismo te expedirá la etiqueta energética, siendo también este documento obligatorio en la transmisión del inmueble. Una vez finalices estos trámites, tendrás que repetirlos nuevamente a los 10 años, ya que este es su plazo de caducidad.

 

El precio de este servicio varía en función de las tarifas que cada técnico establezca en base a determinados factores (metros cuadrados, ubicación, tipo de inmueble, etc.). Para una vivienda al uso (80 metros cuadrados, aproximadamente) el precio oscila entre 50 y 250 euros.

Cómo mejorar el aislamiento de tu casa

Si en el certificado energético te han recomendado realizar una serie de cambios para optimizar el aislamiento de tu casa, en Brico-Valera te explicamos cómo puedes hacerlo sin realizar grandes inversiones.

Aislamiento del tejado

El tejado de tu vivienda es por donde más se escapa el aire del interior, de ahí que sea sumamente importante que realices una revisión para comprobar si hay grietas o filtraciones. Para el interior es recomendable la utilización de paneles de celulosa o de lana mineral, ya que así se evitan todo tipo de fugas de aire.

 

La reforma de un tejado no es económica, pero puedes recuperar la inversión a largo plazo, ya que con el cambio notarás el ahorro en calefacción y refrigeración. Por otro lado, también conseguirás un confort en toda la vivienda, así como el aislamiento del ruido que provenga del exterior.

Aislamiento de la fachada exterior

La fachada es otro de los elementos estructurales mediante el que se puede conseguir una mejora de la temperatura con unos paneles de revestimiento. El aislamiento se consigue colocando el material aislante entre los paneles y el muro. En el mercado hay disponibles una gran variedad de paneles según los acabados que quieras conseguir.

 

Esta solución es apta para todo tipo de viviendas, así como de edificios. No obstante, en este último caso necesitarás permiso de la comunidad de propietarios para llevar el aislamiento a cabo.

Aislamiento térmico inyectable

Se trata de una de las técnicas más avanzadas que existen en el mercado. Se utiliza en los muros que tengan cámaras de aire, ya que es ahí donde se colocará el material aislante. La fibra de celulosa ofrece muy buenos resultados.

Aislamiento de ventanas en el hogar

Las ventanas de doble acristalamiento con cámara de aire hermética son la solución más eficaz y la que más demanda tiene, dado su magnífico resultado en cuanto a optimización energética. Si los cristales son de baja emisión, mucho mejor, ya que estos emiten muy baja temperatura.

 

Elige ventanas de PVC, de madera o de aluminio, ya que son los materiales más adecuados para conseguir un buen aislamiento. En cuanto al espesor de los cristales y de la cámara de aire, tienes que evaluar las necesidades de la vivienda o el grado de ahorro energético que quieres conseguir.

Otras alternativas

El día a día también te puede ayudar a conseguir un aislamiento en tu inmueble sin tener que recurrir a ningún tipo de obra:

 

- Colocación de cortinas y persianas aislantes.

- Mantener la calefacción a una temperatura aproximada de 20º C, ya que así se evita el escape de gas en grandes cantidades.

- Revisión periódica de los filtros y del equipo de calefacción.

- Colocación de paneles reflectantes en la parte trasera de los radiadores, para que el calor rebote en distintas direcciones.

- Mantener las puertas y ventanas cerradas para evitar que se escape el aire.

Soluciones para aislar las paredes

Las paredes de las viviendas están realizadas de una gran variedad de materiales, dependiendo de la construcción que se haya hecho. A pesar de que todos los materiales oponen una mayor o menor resistencia al paso del calor, en Brico-Valera te vamos a explicar una serie de soluciones para el aislamiento de paredes según los tipos y según el material.

Paredes interiores

Según la edificación, es probable que solo necesites el aislamiento de las paredes interiores de la vivienda, e incluso solamente la de alguna estancia en concreto. La lana de roca es unos de los materiales aislantes más usados en la actualidad para revestir este tipo de paredes.

 

Al adherir este material al yeso con una cola especial, ya tendrás la pared completamente aislada. Una vez que has hecho obra, también puedes revestir la pared con una serie de láminas de madera, para así conseguir una mayor elegancia.

Aislamiento de paredes con poliuretano

El poliuretano, debido a su composición, permite la formación de una espuma rígida y compacta con más del 90 % de sus celdas completamente cerradas. Es uno de los materiales más aislantes debido a su alto coeficiente de conductividad térmica.

 

Por otro lado, tiene una gran rigidez estructural, así como una gran adherencia sobre cualquier tipo de material. Su carácter aislante hace que absorba las humedades y amortigüe las posibles vibraciones.

Aislamiento de paredes sin obra

Tener unas paredes correctamente aisladas te reportará confort y bienestar en tu habitación, a pesar de que una reforma puede acarrear incomodidad y suciedad de todo tipo. Para no tener que recurrir a una obra, se puede emplear la técnica de proyección del material.

 

Se trata de pegar el material sobre la pared que estás proyectando, para conseguir un resultado notable. El material más utilizado, dadas sus características aislantes, es el corcho. Sirve tanto para interiores como para exteriores, no siendo los espesores de más de 4 mm.

 

En el mercado existe una amplia variedad de materiales para aislamiento térmico (sintéticos, ecológicos, minerales, etc.). Para la elección tienes que tener en cuenta los materiales con los que se ha construido tu vivienda y la ubicación del inmueble, así como sus características principales.

Presta atención a los techos y suelos

Los techos y suelos también son fundamentales, igual que las paredes y las puertas de entrada, si se quiere conseguir un alto grado de eficiencia energética en el inmueble.

Suelos

Hay que tener en cuenta el tipo de suelo que tiene la vivienda, ya que dependiendo de la tipología (madera, hormigón, forjado, etc.) hay que utilizar una técnica u otra.

 

El aislamiento insuflado es el método más utilizado para conseguir ese confort y calidad que tanto buscas. Se trata de inyectar material aislante a granel mediante una serie de perforaciones practicadas en el mismo suelo.

 

Cuando aíslas el suelo consigues también una reducción importante en el nivel de humedad, así como en el mantenimiento, ya que no será tan constante como antes.

 

En el caso de que estés construyendo tu propia vivienda, elige suelos con componentes como la espuma fenólica o la celulosa, ya que así te ahorrarás futuros cambios.

Techos

Si estás pensando en realizar una reforma de aislamiento para el techo de tu vivienda, no lo dudes, ya que las ventajas son numerosas (ahorro energético, mantenimiento de la temperatura, aislamiento acústico, etc.).

 

En este caso, también se puede utilizar el insuflado, es decir, la colocación de aislante a granel.

 

Otra de las opciones es la colocación de paneles de diferentes grosores sin necesidad de hacer obras:

 

- Poliestireno extruido. Resistente a la humedad y capaz de soportar cualquier peso.

- Poliestireno expandido. Es un panel de gran capacidad térmica, sin ser muy grueso.

- Panel sándwich. Tiene un rendimiento térmico mucho más potente que los dos anteriores, debido a su composición de dos capas metálicas y espuma de poliuretano.

 

Los rollos reflexivos también son una de las opciones que más solicitan las personas que deciden realizar un aislamiento en el techo. Se trata de un material aislante compuesto por varias capas de burbujas de polietileno entre chapas o láminas de aluminio. En este caso, tampoco será necesario realizar ninguna obra, ya que es un material muy fácil de instalar, así como resistente a la humedad.

Aislamiento en las puertas de entrada

Al igual que ocurre con las ventanas, las puertas también tienen que estar aisladas, ya que son una vía de entrada y salida, tanto de la temperatura interior como de la exterior. Las puertas fabricadas con material aislante están directamente relacionadas con el grado de seguridad de estas, siendo las de mayor seguridad las que tienen un mayor aislamiento.

 

En el mercado existe una gran variedad de puertas que tienen el objetivo de conseguir un mayor confort y bienestar en la vivienda:

- Puertas reforzadas

Están enfocadas para aquellas viviendas que no tengan acceso directo a la calle, tal y como ocurre con las de los edificios de pisos o apartamentos. Son puertas convencionales con un grado de aislamiento estándar, ya que al dar a zonas de descanso o zonas comunes no es tan necesario optimizar la temperatura.

- Puertas blindadas

Tienen un grado de seguridad más alto, ya que cuentan con un refuerzo metálico en su hoja; este detalle hace que el grado de aislamiento también sea superior. Están especialmente enfocadas a viviendas unifamiliares y demás, ya que la puerta tiene acceso directamente a la calle.

- Puertas acorazadas

Es la puerta que más seguridad y aislamiento produce, debido a su composición de acero tanto en la hoja como en el cerco.

 

En la actualidad, las puertas de aluminio son las más demandadas por los clientes, dado el carácter aislante de este material, tanto para viviendas como para puertas de entrada a edificios. Su destacada flexibilidad y su amplia gama en diseños y colores la han convertido en la puerta por excelencia para conseguir un mayor grado de eficiencia energética. La resistencia y la duración son otros factores a tener en cuenta si la vivienda está ubicada en zonas con temperaturas adversas, ya que la corrosión será mínima.

 

Aparte del aluminio, existen otros materiales que hacen que la puerta tenga un alto coeficiente de conductividad térmica, como por ejemplo el PVC, la madera o el vidrio de aislamiento térmico reforzado.

 

Si necesitas cualquier servicio o producto para aislar tu vivienda o partes de esta, no dudes en contactar con Brico-Valera por los distintos medios habilitados en la página web.

 

Confía en nosotros.