Mantenimiento de puertas correderas: los mejores consejos

Mantenimiento de puertas correderas: los mejores consejos

Las puertas correderas son únicas y cuentan con grandes cualidades. Realizar un buen mantenimiento de estas es indispensable, ya que los raíles podrían atascarse e impedir que la puerta se abra o cierre adecuadamente. Por suerte, su mantenimiento no es muy complicado y tampoco tardarás mucho tiempo en realizarlo. Sin embargo, es vital llevarlo al día para que la puerta no falle nunca.

El mantenimiento de las guías de las puertas de interior correderas

Las guías de las puertas de interior correderas son el elemento más sensible. La acumulación de suciedad impedirá que la hoja discurra por ellas sin problemas. Para evitarlo, solo tendrás que limpiar los raíles a fondo una vez al mes y comprobar que el movimiento sea fluido. Además, hay que tener cuidado con no forzar las hojas o aplicar peso sobre ellas para que no rompan los herrajes que las sujetan a las guías.

Para realizar una limpieza adecuada del raíl solo tienes que retirar la hoja. Algo que es muy sencillo, tan solo tendrás que desencajar la puerta y colocarla en un lugar donde no moleste o pueda ser dañada con facilidad. Además, podrás aprovechar para limpiar la hoja en detalle.

Cuidados para las hojas de las puertas correderas de madera

Las puertas correderas de madera requieren de una limpieza continua, ya que este material perderá parte de su brillo y es orgánico. Procura limpiarlas con un paño ligeramente húmedo y no aplicar productos agresivos. Estos pueden afectar a la puerta y restarle color, brillo o terminar con el barniz. Así, además, eliminarás las marcas de dedos que puedan haber quedado con el uso de la puerta.

También hay que tener cuidado con someter a la puerta a un ambiente húmedo, ya que puede hincharse por efecto de esta situación. Si esto pasa, la hoja puede no encajar como debería en las guías, lo que imposibilitará el funcionamiento adecuado de la puerta y puede que llegue a romperse.

Limpiar los herrajes de las puertas corredizas

También hay que limpiar los herrajes de las puertas corredizas. Algunos diseños apenas cuentan con herrajes, como es el caso de los tiradores. No obstante, hay que fijarse en las platinas y sujeciones de la puerta con las guías. Los diseños más tradicionales poseen enormes ruedas para el movimiento de la hoja. Por descontado, limpiar estos herrajes será indispensable para que la puerta pueda utilizarse. Así, no tendrás que cambiar tu puerta antes de tiempo.

Una limpieza a fondo es la solución

Las puertas correderas hay que mantenerlas a punto para que funcionen bien. Cualquier atasco en las guías puede ser catastrófico, por lo que hay que tener cuidado con estos elementos. Por suerte, las puertas correderas baratas son muy sencillas de limpiar.