Qué es la potencia calorífica y cómo se calcula

Qué es la potencia calorífica y cómo se calcula

Cuando visites la tienda y mires las fichas técnicas de las estufas, verás que uno de los datos que aportan los fabricantes en grande es el de la potencia calorífica.

Existen distintas potencias según los modelos y es necesario que conozcas los tipos, fórmulas y datos necesarios para que tu elección sea acertada.

La potencia térmica indica la cantidad de calor que puede ser emitido o, dicho de otro modo, la capacidad que tiene la estufa para calentar un determinado volumen de aire.

Pero has de tener en cuenta que, en las especificaciones de estos aparatos, puedes encontrarte con dos datos distintos: potencia térmica y potencia calorífica.

Potencia térmica máxima o calorífica bruta

Es el dato que te indica la máxima potencia que va a poder generar la estufa en un momento puntual de su funcionamiento, específicamente, el más álgido.

Es un dato interesante que llama la atención de los usuarios y, por esta razón, lo añaden los fabricantes. Pero nosotros te vamos a explicar lo que realmente te interesa, que es la potencia nominal. Conocerla es básico, ya que es la que relaciona la potencia máxima con el rendimiento y el porcentaje en el que la combustión de la leña se transforma en energía.

Potencia térmica nominal o potencia calorífica real

Como ya te hemos definido el término, vamos a pasar a la práctica con un ejemplo. Una estufa que tenga una potencia bruta de 10 kW y un rendimiento del 70 %, tendrá 7 kW de potencia real.

Así, y usando la equivalencia de 1 kW de potencia nominal = 10 m³ de calefacción para una casa con techos de 2,50 m de altura con un aislamiento normal, podemos saber que, para calentar una habitación de 70 m², necesitarás una estufa con 7 kW de potencia nominal (o real).

Este no es un cálculo exacto, sino aproximado para que te orientes rápidamente cuando mires los diversos modelos en los que estés interesado. ¿Por qué no es exacto?, porque faltan algunos factores:

1. El volumen de aire del que disponga la estancia.

2. Tipo y eficacia del aislamiento térmico de la vivienda, que incluye las ventanas, puertas, techos y paredes. A mayor aislamiento, menor potencia calorífica necesitarás para obtener la temperatura ideal.

De cara a calcular la potencia térmica necesaria para calentar una estancia le otorgaremos un valor de 1 a un aislamiento normal, paredes con cámara normales, ventanales correderos sin doble acristalamiento, etc.

En el ejemplo que te hemos dado antes, hemos hecho el cálculo para una vivienda con ventanas y aislamientos corrientes y, si recuerdas, la equivalencia del valor era de 1 kW = 10 m².

Para una casa energéticamente eficiente —es decir, que esté bien aislada—, ese valor será de 0,93 kW. Por el contrario, para una casa mal aislada tendrás que aplicar a la fórmula un valor de 1,10 kW, ya que, al perder más calor, necesitarás más potencia calorífica.

3. Localización geográfica de la vivienda.

No es lo mismo tener una casa en la Sierra de Gredos que en Sevilla, lógicamente. Cuanto más bajas sean las temperaturas en invierno, mayor habrá de ser la potencia térmica de la estufa.

Calcula un valor de entre 0,88 y 0,95 (es decir, con la equivalencia de 1 kw = 10 m²) para las zonas menos frías, como las del levante español, e incrementa un 20% la potencia a la equivalencia de 1 kw = 10 m² para las zonas más frías. Te dará aproximadamente 1 kW = 8 m².

4. Orientación de la vivienda.

Hacia dónde está orientada tu casa es también un factor importante a tener en cuenta de cara a calcular la potencia térmica que necesitarás para calentarla.

Si la tuya está orienta hacia el norte, necesitarás hasta un 12 % más de potencia del aparato, es decir, un valor de 1,12.

En cambio, si la vivienda está orientada hacia el sur, deberás aplicar un valor de 0,93 (correspondiente al 7 % de potencia calorífica).

Y, si la tienes orientada hacia el este o al oeste, el valor será 1, por lo que no influirá a la hora de operar en la fórmula de la potencia térmica y se mantendrá la equivalencia de 1 kW = 10 m².

5. Tipo de madera usada como combustible. A mayor dureza y calidad, mayor rendimiento (en otro apartado de este mismo artículo tratamos con detalle todo lo referente a la leña y las briquetas).

Fórmula para calcular la potencia calorífica

Te la proporcionamos para que tú mismo puedas calcular de la forma más precisa posible la cantidad de potencia calorífica que vas a necesitar.

Potencia necesaria = m² del espacio a calentar x valor aislamiento x valor ubicación x valor orientación x 85.

Por ejemplo, si necesitas caldear la sala de estar de 40 m² en una vivienda orientada hacia el norte (valor 1,12), situada en la franja costera alicantina (valor 0,95) y con un aislamiento normal (valor 1), la fórmula de la potencia calorífica necesaria sería la siguiente:

40 x 0,95 x 1,12 x 1 x 85 = 3,62 kW.

En este caso, con una estufa de 6 kW brutos y rendimiento del 76 % = 4,56 kW, tendrías de sobra para calentar tu casa sin tener que ponerla a máxima potencia.