Estufas de pellets e instalación es sinónimo de sencillez, tan solo necesitan una salida de aire y estar cerca de una toma de corriente. Estas estufas son una gran elección para calentar habitaciones de diferentes tamaños, los cuales van desde los 20 a los 100 metros cuadrados, y su principal atractivo es su eficacia. Aprovechan entre el 80 y el 96 % de la materia que queman, algo imposible para una estufa tradicional.

Son estufas de gran autonomía, respetuosas con el medio ambiente y que resultan bastante económicas, todo gracias a su combustible: los pellets, comprimidos de virutas, serrines y astillas producto de cortar madera. ¿Quieres conocer cómo instalar estas estufas paso a paso? Entonces, sigue leyendo.

Consideraciones previas

Si bien su instalación es sencilla, es necesario tener algunas precauciones a la hora de elegir dónde la vas a colocar. No basta con un sitio bonito donde destaque, ya que va a ser necesario abrir un agujero al exterior para la salida del humo y contar con un enchufe cercano. Además, es recomendable dejar un espacio de unos 30 centímetros entre la estufa y cualquier objeto circundante. Por suerte el chasis no se calienta, pero el cristal protector sí lo hace. Así que, garantiza la seguridad por encima de todo y que nadie toque el cristal.

Tampoco es recomendable colocar pesos sobre la estufa, nunca se sabe qué puede llegar a pasar. Por lo demás, procura que los sacos de pellets estén cerca para no tener que cargarlos por toda la casa cada vez que llenes la estufa. Además, no es necesario realizar una gran obra y solo vas a necesitar un taladro con una broca pasamuros para colocar la chimenea. Así de sencillo.

Partes de una estufa de pellets

Antes de empezar con la instalación se hace necesario conocer los componentes de la estufa. Puede que algunas cambien según el diseño, pero estas son las partes básicas:

  • - Tolva: es donde se introducen los pellets y suele disponerse a los lados o detrás de la misma. Cuanto mayor sea su capacidad, mayor autonomía.
  • - Área de quemado: es el corazón de la máquina, el lugar donde los pellets son quemados. Debe limpiarse con frecuencia para garantizar su buen estado. Es cebada a través de la tolva.
  • - Resistencia para el quemado: es una resistencia eléctrica que se activa cuando hay suficientes pellets y causa su ignición.
  • - Recoge cenizas: está en la parte baja y se encarga de recoger los escasos restos que deja la combustión.
  • - Tubo de evacuación: es el encargado de evacuar el humo, suele ser de ocho centímetros de diámetro y aparece dispuesto en la parte trasera.
  • - Toma de aire: sin ella no habría combustión. También está en la parte trasera. Deberás cumplir con lo indicado por el fabricante para la captación del aire necesario en la habitación donde esté. Si no, va a ser necesario conectar la toma al exterior.
  • - Alimentación eléctrica: este componente no necesita muchas explicaciones. Simplemente consta del enchufe de toda la vida, pero sí que resulta interesante la poca electricidad que necesitan estas estufas.
  • - Programador: suele situarse en la parte alta de la estufa. Con él programarás desde las horas de encendido a la temperatura.

Instalación paso a paso

  • - Primer paso: tras haber elegido el lugar adecuado, coloca la estufa cerca de la pared. Así sabrás la altura del tubo de evacuación y podrás marcarlo con un lápiz en la misma. Ayúdate con el tubo que vas a utilizar para marcar bien el área. Ten en cuenta que solo vas a tener una oportunidad para taladrar la pared y que quede perfecto. Por suerte, la mayoría de tubos son de ocho centímetros, por lo que el agujero no será muy grande.
  • - Segundo paso: una vez realizada la marca a la altura correcta, toca ponerse manos a la obra. Utiliza la broca pasamuros en el centro de la marca y taladra hasta el otro lado de la pared. Para continuar, vas a necesitar una broca pala con la que completar el circulo. Te recomiendo que pongas el taladro en modo percutir.
  • - Tercer paso: con el agujero realizado, espero que todo haya salido bien, utiliza el tubo para cerciorarte de que no hay obstrucción alguna. ¿Todo perfecto? Si es así, limpia el hueco de cualquier material sobrante y disponte para colocar el primer manguito desde la tubería de evacuación en la estufa.
  • - Cuarto paso: conecta un tramo de tubo suficientemente largo como para que llegue sin empalmes al exterior. Después coloca una placa embellecedora en el manguito. De esta manera, estarás ocultando el hueco y el empalme del tubo. Por último, deja la distancia de seguridad indicada por el fabricante entre estufa y pared.
  • - Quinto paso: toca trabajar en el exterior. Sella el hueco del tubo con pasta de yeso y coloca otro embellecedor en la parte exterior del hueco. Ahora toca colocar la unión de tubo T con el que sale del interior, con el vertical para evacuación de humos y con el registro, el cual irá acumulando cenizas, humedades e insectos que puedan entrar.
  • - Sexto paso: coloca los empalmes necesarios hasta llegar a la altura recomendada por el fabricante. Al final dispón tubos de desviación en el ángulo recomendado, el cual no puede ser de 90º. El tubo tendrá que superar el tejado para que haga un tiro en condiciones y en la parte final deberás colocar un sombrerete antirretorno para evitar que el humo vuelva a entrar. Por último, dispón por toda la chimenea abrazaderas para evitar que se mueva.
  • - Séptimo paso: lo más complicado ya ha pasado y tan solo te quedan unas menudeces para disfrutar de la estufa. Inserta el enchufe y activa el interruptor general, vierte la cantidad indicada de pellets y haz una puesta en marcha para comprobar que funcione bien. Y ya está, has instalado la estufa. ¡Enhorabuena!

Estufas de pellets para un mundo más ecológico

Como decía al principio, estufas de pellets e instalación son sinónimo de sencillez, como has podido comprobar a lo largo de todo el proceso. Ahora solo te queda relajarte y disfrutar de la calidez que emana de estos aparatos.