Blog de carpintería y decoración con madera

¿Cómo lubricar un pernio?

Creado el día: 22 jun, 2017
¿Cómo lubricar un pernio?

Unos pernios bien lubricados aseguran una puerta que cierra y abre con total suavidad y sin molestos ruidos de chirridos, pero para eso hay que saber como lubricarlos, ya que no todos se hacen del mismo modo.

Hoy queremos explicar en este articulo exprés cómo puedes lubricar los pernios de tu puerta o ventana de una forma sencilla y rápida, cumpliendo con el mantenimiento mínimo que hará perdurar tus puertas y ventanas por mucho más tiempo sin problema alguno.



1º Identificación

Lo primero de todo es conocer el pernio que tenemos delante, podemos encontrarnos con pernios simples, que son aquellos que para lubricarlos tenemos que separarlos en su centro, los pernios con deposito engrasador que cuentan con un deposito en su parte superior preparado para que continuamente esté engrasado y los pernios con agujero de engrase, en los que podemos lubricar sin necesidad de desmontar nada.

Vamos a ver los tres tipos de pernios así que no te preocupes, sabrás que hacer en cada caso:


2º Pernios simples

Son los más comunes y “difíciles” de lubricar, esa dificultad viene por que para poder aplicar el producto que hemos elegido para lubricarlos (grasa, 3 en 1….) necesitamos separarlos un poco, y si los tenemos anclados a la puerta lógicamente tenemos que levantar un poco la puerta.

Podemos ayudarnos de un listón de madera para hacer palanca y sujetar la puerta por debajo mientras realizamos la tarea de lubricado. Si hemos elegido la grasa deberemos aplicarla con un pincel por todo el interior de los pernios, al mismo tiempo podemos aprovechar para limpiarlos de suciedad e impurezas, eso nos garantizara un funcionamiento perfecto. Si has elegido productos como el 3 en 1 sólo tienes que aplicarlos con su pulverizador y listo.


3º Pernios con deposito

Este tipo de pernios es más antiguo pero aún solemos encontrarlos en casas de los cascos antiguos o del pueblo. Es menos “engorroso” que el simple, pero aún tenemos que hacer uso de alguna herramienta que otra.

Tendremos que retirar el tapón superior que suele ser una tuerca y podremos acceder al deposito, lo limpiamos y llenamos con nuestro lubricante y realizamos el juego de la puerta varias veces para que coja el nuevo engrasante, colocamos de nuevo el tapón y listo.


4º Pernios con agujero

Los más sencillos de lubricar ya que no necesitamos herramienta alguna. Sólo tendremos que buscar el agujero que está en uno de los lados del pernio y con ayuda del acople fino de nuestro lubricante inyectar la cantidad necesaria para engrasarlo.

Es conveniente realizar el juego de la puerta (abrir/cerrar) varias veces para después volver a aplicar lubricante de nuevo, así nos aseguramos que llega a todos los rincones.



Ya está, ya tenéis todos los pernios bien lubricados para que vuestra puerta o ventana abra y cierre con total soltura. Este tipo de mantenimiento puedes realizarlos dos veces al año, así te asegurarás que funcionan correctamente en todo momento aumentando su resistencia y perdurando más en el tiempo.

Autor: Joel Collado

Aficionado a la decoración con un toque innovador.
En busca de aplicar nuevas tendencias a un bajo coste. Ahorra y decora.

Brico-Valera, tu carpintería de madera
más información aquí