Blog de carpintería y decoración con madera

Tipos de humedades y cómo solucionarlas

Creado el día: 13 ene, 2017
Tipos de humedades y cómo solucionarlas

Todos nos hemos encontrado con alguna humedad en nuestro hogar en algún momento de nuestras vidas, y si no es así tranquilo/a, te las encontraras de una manera u otra tarde o temprano.

Estas humedades pueden aparecer por diferentes causas, condensación, fugas, filtraciones… hoy vamos a ver y a analizar cada uno de estos casos para saber identificar el tipo de humedad a la que nos enfrentamos y poder solucionarla lo antes posible antes de que dañe aún más la zona afectada.



Humedades por filtración

Una de las humedades más complicada y difícil de tratar ya que su impacto puede llegar a ser muy duro si no la descubrimos con antelación, las humedades por filtración se producen cuando desde el exterior el agua se filtra al interior de nuestro hogar a través de techos, paredes, suelos….

Este tipo de humedades suele darse por condiciones climáticas adversas o malos aislamientos en construcciones nuevas o deterioradas en construcciones antiguas, aparecen por norma general de abajo a arriba y deben ser tratadas lo antes posible.

Para tratarlas deberemos analizar la zona afectada para conocer la extension de la humedad así como su foco, después deberemos aplicar un tratamiento de aislamiento nuevo a la zona por la que se filtra el agua y reparar la zona interior afectada. Para ello sólo tendremos que lijar la zona, aplicar un producto especial en el caso de que los hongos estén presentes y cubrir la zona con pintura especial anti humedad.




Humedades por condensación

Este tipo de humedades son muy comunes en baños o cocinas, y mucho más comunes en invierno por el efecto de condensación debido al contraste de temperatura exterior e interior. El exceso de humedad por vapores calientes como el de la ducha en contacto con superficies frías como las paredes hacer que aparezcan humedades en forma de hongo negro que además de romper la estética de nuestro hogar producen un olor muy desagradable.

Este tipo de humedades suelen ser las más comunes en cualquier casa ya que todos nos duchamos, todos cocinamos, todos fregamos….

Para reparar las zonas afectadas tan solo tendremos que rascar la pared para eliminar esos hongos negros que han aparecido, aplicaremos un producto como la lejía con el que eliminaremos los restos de hongos que han podido quedar y volveremos a pintar la pared o techo con ayuda de una pintura especial anti-humedad que nos prevendrá de que vuelvan a aparecer esas humedades tan feas y molestas.




Humedades por fugas

Dichosas humedades por fugas… son las más complicadas, costosas y engorrosas de solucionar. Se producen por la fuga en tuberías o instalaciones por las que corre agua y normalmente se detectan tarde, cuando ya ha calado gran parte de nuestro techo, paredes o suelo, y eso si tenemos suerte de no haber calado a los vecinos claro….

Lo malo de este tipo de humedades no es arreglar los techos o paredes por su parte visible ya que sólo tendremos que actuar como una humedad normal rascando y pintando, sino que hay que detectar el punto exacto de la fuga y por desgracia abrir agujero en paredes, techos o suelo, lo que conlleva un mayor gasto.

Lo primero claramente será detectar ese punto inicial en el que se ha producido la fuga, normalmente con ayuda de un profesional y experto de la materia, después tocará abrir y cruzar los dedos para que no estemos equivocados y encontremos lo que suponíamos.

El arreglo de la fuga es lógico, después deberemos tapar el agujero y ya reparar todos los desperfectos que la humedad ha creado en nuestras paredes o techos. Como hemos dicho anteriormente sólo tendremos que rascar, aplicar un producto especial como la lejía contra los hongos y volver a pintar la zona.

Autor: Joel Collado

Aficionado a la decoración con un toque innovador.
En busca de aplicar nuevas tendencias a un bajo coste. Ahorra y decora.

Brico-Valera, tu carpintería de madera
más información aquí