Blog de carpintería y decoración con madera

Cómo arreglar una persiana

Creado el día: 23 sep, 2016
Cómo arreglar una persiana

Ya vimos en el articulo anterior cómo podíamos limpiar nuestra persiana sin correr ningún riesgo, pero ¿y si se ha roto?, no te preocupes, hoy vamos a hablar de cómo arreglar una persiana, ya tenga rota la correa o tengas que cambiar los tirantes o lamas.

La persiana es el elemento que funciona de primera barrera para evitar el frio, el calor, la luz… o incluso incrementar la seguridad, por lo que tenemos que tenerla perfecta para que realice su trabajo de una forma óptima.


Se ha roto la correa de mi persiana

Uno de los problemas más comunes a los que nos enfrentamos cuando hablamos de persianas es el desgaste de la correa con la que la subimos o bajamos a nuestro antojo. Esta correa con el paso del tiempo pierde consistencia y termina rompiéndose por lo que lo mejor es cambiarla cuando empecemos a ver estas señales de deterioro. Veamos cómo cambiar la correa de la persiana en unos pocos pasos:

Lo primero es subir la persiana al máximo y sujetarla con ayuda de unos gatos o tacos para que no se baje cuando aflojemos la correa. Una vez hecho esto tendremos que quitar la tapa de la caja de la persiana para poder acceder al mecanismo interior de ésta.

Cuando quitemos la tapa veremos el recogedor superior de la persiana, donde toda la correa queda envuelta cuando bajamos la persiana. Lo primero es soltar el nudo que fija la correa para poder sacarla por completo del mecanismo, después introducimos la nueva correa y la anudamos conforme estaba la antigua, una vez anudada le daremos unas cuantas vueltas para que la cuerda se enrolle en el tambor.

Cuando hayas terminado y vayas a poner de nuevo la tapa del cajón de la persiana acuérdate de introducir el otro extremo de la correa por la tapa al igual que estaba la correa vieja, después vuelve a fijar la tapa a la caja y a otro paso.

Ahora ya podemos soltar los gatos o quitar los tacos que habíamos puesto para sujetar la persiana y la bajaremos por completo, siempre sujetando la nueva correa que ya tenemos instalada en la parte superior. Aún nos queda fijar la correa nueva en el recogedor inferior así que vamos a ello.

Con ayuda de un destornillador retiramos los tornillos que agarran el recogedor inferior y lo sacamos de su caja, tener cuidado ya que este recogedor tiene un mecanismo de resorte que recoge la cinta solo por lo que debes sujetarlo cuando quites la correa vieja.

Ahora solo tienes que realizar un agujero en el extremo de la correa nueva e introducirla en el gancho del recogedor inferior, deja que el resorte haga su trabajo y que recoja la correa nueva, suéltalo poco a poco y que gire. Ya solo queda volver a introducir el recogedor inferior en su emplazamiento y atornillarlo de nuevo, comprueba que tu persiana funciona a la perfección y listo, tu nueva correa está preparada para hacer su trabajo.


Se han roto los tirantes de mi persiana

Pero… ¿y si se han roto los tirantes de tu persiana?, pues no pasa nada, podemos arreglarlos perfectamente en cuestión de minutos.

Los tirantes de la persiana son la sujeción entre las lamas de la persiana y el tambor que las recoge, por norma general hay dos tirantes en cada persiana, uno a cada extremo, estos tirantes suelen ser de metal y van sujetos a las lamas mediante una guía inferior y al tambor mediante tornillos por lo que no es algo muy complicado de cambiar.

Lo primero es retirar la tapa del cajón de la persiana y bajar la persiana por completo para dejar a la vista los tirantes y el tambor. Después deberas quitar los tornillos que agarran estos tirantes para posteriormente poder sacarlos por los laterales de la primera lama, siguiendo la guía.

Ahora cogeremos los nuevos tirantes y repetiremos el proceso anterior pero a la inversa, metemos por los extremos de la guía de la primera lama los tirantes y después los atornillamos al tambor de la persiana para que queden fijos. Ya solo queda comprobar que sujetan bien subiendo la persiana y volver a poner la tapa del cajón de la persiana. Ya está, ya has cambiado los tirantes de tu persiana.


Se ha roto la lama de mi persiana

Pero resulta que ni tenias rotos los tirantes de tu persiana ni la correa, resulta que lo que se te ha roto es una de las lamas que están justo en el centro de tu persiana, bueno pues no pasa nada, te explicamos cómo arreglar este desperfecto.

Lo primero que tenemos que saber es que las lamas de una persiana van unidas entre si mediante guías que se insertan unas en otras, sabiendo esto la solución es fácil, debemos retirar esa lama que está rota y volver a unir las que han quedado sueltas.

Lo primero es retirar la tapa del cajón de la persiana para poder acceder a las lamas de ésta, después solo tendremos que subir la persiana hasta que la lama rota quede a una distancia de unos 5 dedos antes de introducirse en el cajón. Cuando la tengamos posicionada la subiremos a mano empujando hacia arriba las lamas desde abajo y sacándolas por el cajón al exterior, sin que el tambor gire, una vez quede completamente fuera y accesible la lama rota pondremos unos tacos para que la persiana no vuelva a bajarse sola.

Ahora que ya la tenemos fuera solo tenemos que deslizar por un extremo la lama rota y la siguiente y retirarlas, separaremos por el mismo proceso la lama rota y la que se encuentra bien y volveremos a introducir esta ultima en la persiana para unir las dos partes que han quedado sueltas.

Ya volvemos a tener una persiana completa y sin ninguna lama rota, ya solo queda quitar los tacos y bajar la persiana a mano con cuidado hasta que quede tensa de nuevo, después comprobaremos que funciona bien subiendo y bajando la persiana varias veces y volveremos a fijar la tapa del cajón de la persiana. Ya está, nuestra lama rota ha sido quitada y nuestra persiana ha sido arreglada!








Autor: Joel Collado

Aficionado a la decoración con un toque innovador.
En busca de aplicar nuevas tendencias a un bajo coste. Ahorra y decora.

Brico-Valera, tu carpintería de madera
más información aquí